Commit c4a6ea3e authored by Nicolás Reynolds's avatar Nicolás Reynolds

Algunos articulos de EDSL0

parent 16d08026
---
layout: post
permalink: /el_software-martillo.html
title: El Software-martillo
author: Nicolás Reynolds
---
## Nicolás Reynolds
# El Software-martillo [^0]
## Introducción
El Software Libre surge como movimiento hace alrededor de 25 años, como
continuación de una práctica de producción de software que estaba
desapareciendo desde los '70s. Era un momento en el cual los primeros
hackers[^1] informáticos empezaban a convertirse en
comerciantes de software y, por lo tanto, dejaban de compartir sus creaciones
en forma de código fuente de programas de computadora.
La utilización de dispositivos legales en la forma de licencias libres que
revierten los efectos del copyright –transformándolo en _copyleft_– ha
permitido introducir en la lógica de producción de software una ética de
cooperación cuyos alcances sociales a gran escala apenas empiezan a entreverse.
La adopción de Software Libre por parte de empresas, dependencias estatales e
individuos para sus computadoras personales contradice los monopolios del
software, principalmente el de Microsoft. Sin embargo, estas prácticas
colaborativas y sus producciones están siendo utilizadas para revalorizar el
capital en formas distintas a las "tradicionales".
Este trabajo intenta establecer algunos puntos en común entre discusiones
epistemológicas acerca de la neutralidad tecnocientífica y sus alcances
sociales y los del movimiento que nos ocupa, tomando los aportes de Enrique
Marí y Oscar Varsavsky.
## La ciencia martillo
Enrique Marí nos recuerda que las formas dominantes de la filosofía son
producto del juego de fuerzas sociales de una época, siendo la epistemología,
la filosofía de las ciencias, la rama preponderante en la
actualidad[^mari-2000]. Su función principal ha sido la de enunciar este
juego al nivel del pensamiento, forjar un mundo del pensamiento que proporcione
instrumentos de justificación teórica del desarrollo del capitalismo
[^rivera-2003].
La epistemología de corte enunciativo ha contribuido a dividir y
compartimentalizar la historia 'interna' de la historia 'externa' de las
ciencias (o de la Ciencia en este caso). Historia del desarrollo de las ideas y
del conocimiento puros, por un lado, e historia de lo demás, es decir de las
condiciones de posibilidad de las teorías científicas y de las consecuencias,
no sólo éticas sino también prácticas de la aplicación del conocimiento
científico. No es de extrañar, entonces, que las ciencias y sus productos se
presenten muchas veces como _neutrales_, un martillo que a veces es
usado para clavar clavos y otras para romper cabezas cada vez más
eficientemente. En esta concepción, los científicos no deberían ser
responsables de los usos que se hagan de su producción, puesto que ésta no es
en modo alguno política. Se establece entonces una escisión entre la ética del
investigador y la producción tecnocientífica.
Sin embargo, las ciencias no dejan de ser prácticas sociales aunque el análisis
que se haga de ellas se base sólo en la lógica y adecuación de sus
procedimientos. Siguiendo a epistemólogos no-enunciativos como Bachelard y
Althusser, Marí indica que las condiciones de aplicación de una teoría
científica, su _para qué_, se encuentran siempre y en cada nivel del
proceso de conceptualización científico.
Bajo el título de sociologismo o reduccionismo sociologista, lo que queda
soslayado son los modos de producción científico-tecnológicos. La idea de una
ciencia martillo cumple en este sentido una función ideológica dentro de la
producción capitalista de conocimiento. Las creaciones de la ciencia actual,
dice Varsavsky, no son neutras ni de todo tipo, sino sólo las que el sistema le
estimula a crear [^varsavsky-1969]. La distribución diferencial de capital
en distintos sectores de la investigación científica se realiza según las
necesidades del mercado global, que imprimen en consecuencia sobre las ciencias
la misma lógica productivista, de constante obsolescencia de productos, que lo
mueve y reproduce. Si la llamada libertad de investigación está dirigida hacia
las necesidades del mercado, no puede hablarse en ningún momento de neutralidad
científica. Para una ciencia nueva, revolucionaria según Varsavsky, se torna
indispensable pensar y practicar las ciencias en base a la importancia local de
sus productos, poniéndolas en línea con una visión y práctica transformadora de
la sociedad.
Otro tema que queda soslayado en las posiciones estándar acerca de las ciencias
es la incidencia de los sistemas de propiedad privada de las ideas, la llamada
'propiedad intelectual', que convierte por arte de magia los bienes intangibles
en bienes materiales –legalmente hablando, en bienes
rivales[^busaniche-2007]. Los descubrimientos científicos no son del
dominio público, pertenecen a alguien, generalmente a quien espera obtener un
rédito económico por ellos. No es este el caso sólo para las ciencias
prácticas, ya que sucesivos cambios en las legislaciones de distintos Estados
han permitido no sólo el patentamiento de seres vivos, desde bacterias hasta
especies vegetales, pasando por el genoma humano, sino también, el de algoritmos
matemáticos y otros que podrían ser catalogados dentro del conocimiento puro.
Problemática que en los últimos años intenta imponerse al resto del mundo desde
organizaciones internacionales como la OMPI o tratados internacionales
"bilaterales" como el ACTA.
Vemos entonces, que un análisis epistemológico completo no puede ni debe dejar
de lado el carácter social de las ciencias ni el de la responsabilidad ética de
sus actores. Comprender la producción científica como una práctica social nos
ayuda a recuperar la historia de sus prácticas y producciones y entender el
lugar que ocupan en el desarrollo de la sociedad.
## El software martillo
> Libertad 0: Libertad de ejecutar un programa con cualquier propósito;
> Libertad 1: Libertad de estudiar su funcionamiento y adaptarlo a tus necesidades
> –su condición indispensable es tener acceso al código fuente;
> Libertad 2: Libertad de distribuir copias y ayudar a tus vecinos;
> Libertad 3: Libertad de mejorar el programa y distribuirlo para el bien de toda
> la comunidad –su condición indispensable es tener acceso al código fuente;
> [^stallman-1996]
Fue el movimiento del Software Libre el que puso sobre la mesa el problema de
la neutralidad tecnocientífica en el campo de la programación y algunos años
más tarde, la cultura en general. La definición lógica de lo que significa que
una pieza de software sea libre, resumida en las cuatro libertades
fundamentales que encabezan este apartado, se enfoca en las consecuencias
sociales de la práctica de los programadores. Si el software es libre cuando
sus usuarios pueden hacer uso de esas herramientas con cualquier fin
-estudiarlo, compartirlo y adaptarlo a sus necesidades con la condición de no
sustraer estas capacidades-, este vuelco ético quitaría necesariamente la
apariencia de neutralidad al proceso de producción y consumo de software. En un
mundo en el que los dueños de la tecnología informática se arrogan cada vez más
el derecho a un control absoluto de sus productos antes y después de vendidos,
las aplicaciones informáticas libres en tanto productos tecnológicos
publicados con licencias libres[^2] permiten mayores niveles de participación a
los usuarios y una evaluación de importancia y adaptación local diferentes de
las necesidades del mercado global.
En términos generales, el proceso ha dado muy buenos resultados. Hoy día es
posible realizar todas las tareas comunes y no-comunes sobre una computadora
personal con herramientas completamente libres y de bajo (o nulo) costo,
empezando por el sistema operativo, siendo GNU/Linux el más
conocido.[^3] Incluso en múltiples y muy
variadas formas.
Pero aparte de sus logros meramente técnicos, el movimiento del Software Libre
ha dado lugar e institucionalizado una ética de la colaboración, que algunos
autores señalan como un nuevo modo de producción entre pares paralelo pero
imbricado al capitalista [^bauwens-2005], capaz de auto-organizar el
trabajo [^soderberg-2007]. Sin embargo, este proceso no es unívocamente
anti-capitalista; ha sido también aprovechado por grandes compañías para
capitalizar la creatividad y el trabajo voluntario del público mientras se
despoja al software de su componente ético.
El Software Libre se convierte en Software de Código Abierto[^4] para el mercado. Para algunos tecnólogos de esta corriente,
ha provocado un cambio de paradigma en sentido kuhniano en cuanto a las formas
de producción de valor de la industria informática al que hay que adaptarse
[^oreilly-sf]. Al poner el énfasis sobre aspectos meramente técnicos acerca
de la producción y distribución de software, se desvía la discusión hacia la
neutralidad de las herramientas, donde el debate acerca de la utilidad social
de la tecnología queda reducido a la capitalización de las contribuciones
individuales.
En un reciente discurso acerca del problema de la libertad de los usuarios en
la época de 'la nube',[^5] Eben Moglen señala el nuevo desafío del
movimiento del Software Libre: volver obsoleto el sistema de explotación de la
privacidad levantado por compañías como Google y Facebook [^moglen-2010].
Las empresas de este tipo capitalizan información del comportamiento de las
personas al recolectar todos y cada uno de sus movimientos en la red. Los
usuarios obtienen servicios, como correo electrónico y almacenamiento de
archivos, con el agregado de espionaje gratuito que permite enviar y mostrar
avisos publicitarios finamente adaptados a cada uno de ellos.
Paradójicamente, el surgimiento de estos modelos de negocio fue facilitado en
gran medida por desarrollos de software libre o abierto de gran calidad y costo
de reproducción cero, sumado a una estructuración jerárquica cliente-servidor
de una red que originariamente estaba pensada como y compuesta de pares
iguales; mientras que la concentración de los registros de uso y flujo de la
información en servidores centrales permitió su explotación. Para Moglen, el
problema social al que se enfrenta el movimiento es producto de haber obviado
por mucho tiempo las consecuencias sociales a largo plazo del desarrollo
tecnológico en su conjunto.
La posibilidad de hacer uso de Software Libre, esto es, software con una gran
carga ética, en ámbitos militares[^6] ha despertado diversas críticas señalando esta contradicción. Si
volvemos a revisar la libertad 0, podemos observar que se convierte en una
garantía de neutralidad tecnológica. Su elección pragmática ha sido
explicitada en el artículo _"Censorship Envy and Licensing"_ \[Envidia
de la censura y licenciamiento\] [^turner-2010], en el que la Fundación del
Software Libre (FSF) asume que las licencias de software podrían impedir
legalmente el mal uso del software que protegen, pero de esa forma las
licencias se convertirían en una lista de prohibiciones gracias al efecto
_envidia de la censura_.[^7] Desde otro
punto de vista, las licencias libres se encontrarían con una imposibilidad
lógica dentro de su propia formulación fundamental: al prohibir usos no-éticos
otorgarían a los programadores el poder de veto sobre los usos posibles de este
software-ahora-martillo. Proveer herramientas políticamente neutrales se
convierte entonces en una estrategia para atraer la mayor participación
posible.
Pero como vimos en la reflexión de Moglen, una planificación positiva de las
metas sociales del movimiento podría volver obsoleto en principio cualquier
intento de uso no-ético (en el sentido de nocivo para la sociedad) del software
sin modificar el dispositivo legal que lo protege. La orientación hacia la
justicia social es una estrategia que los hackers no han desarrollado todavía.
## Conclusiones
El objetivo de este texto es demostrar cómo la crítica de las posiciones
neutralistas sobre las ciencias pueden ser de ayuda para comprender los
procesos que está atravesando el mundo de la informática y el movimiento del
Software Libre en particular.
Si las ciencias y su filosofía son producto del juego de fuerzas dominantes, el
modo en que se organiza su producción no puede estar en contradicción con esos
condicionamientos. Sin embargo, vemos que en el caso de la tecnología
informática surge como contra-práctica de la producción centralizada, dictada
por el mercado, una forma de entender el software que no lo desliga de sus
consecuencias sociales. El movimiento del Software Libre, no sin algunas
contradicciones, ha puesto en duda los alcances sociales de la adopción masiva
de tecnología desde sus comienzos, dándole un cariz ético-político.
La implementación desigualitaria de tecnologías de la información percibidas o
elegidas como neutrales, permite a compañías como Google o Facebook concentrar
el flujo de información de la red en desmedro de la privacidad de una sociedad
_conectada_.
El problema del software que, como un martillo que a veces devuelve la
soberanía tecnológica a las sociedades y otras la despoja de su creatividad y
privacidad, se resuelve en la práctica de programar e implementar servicios
cuyo énfasis esté orientado hacia una comprensión ética de las costumbres y
necesidades de las personas. En la praxis hacker, se trata de arreglar los
problemas, como si se tratara de un _bug_, o como propone el título del
libro de Söderberg, _hackear al capitalismo_.
[^cc-by-sa-ar]: Corporation, C. C.Licencia Creative Commons
Reconocimiento-CompartirIgual 2.5 Argentina.
[^mari-2000]: Marí, E. (2000). Elementos de epistemología comparada. Puntosur
Editores.
[^rivera-2003]: Rivera, S. (2003). La epistemología y sus formas cambiantes en
Filosofía, política y derecho. Un homenaje a Enrique Marí. Prometeo.
[^varsavsky-1969]: Varsavsky, O. (1969). Ciencia, política y cientificismo.
Centro Editor de América Latina.
[^busaniche-2007]: Busaniche, B. et al. (2007). Monopolios artificiales sobre
bienes intangibles. Fundación Vía Libre.
[^stallman-1996]: Stallman, R. (1996). La definición del Software Libre, en
Software Libre para una sociedad libre. Traficantes de Sueños.
[^bauwens-2005]: Bauwens, M. (2005). The political economy of peer production.
[^soderberg-2007]: Söderberg, J. (2007). Hacking Capitalism: The Free and Open
Source Software (FOSS) Movement. Routledge.
[^oreilly-sf]: O'Reilly, T.The Open Source Paradigm Shift.
[^moglen-2010]: Moglen, E. (2010). Freedom In the Cloud: Software Freedom,
Privacy, and Security for Web 2.0 and Cloud Computing. New York: Software
Freedom Law Center.
[^turner-2010]: Turner, D. (2010). Censorship envy and licensing.
[^0]: Este artículo se libera bajo la licencia CC-BY-SA[^cc-by-sa-ar]
[^1]: El sentido correcto del término no es ni pirata ni criminal informático.
_Hacker_ es todo aquel que utiliza su creatividad para resolver un problema de
una forma novedosa. Existen elaboraciones de corte ético de cuáles prácticas
pueden considerarse como _hacking_ y cuáles no. Cometer intrusiones maliciosas,
por ejemplo, no. Este tipo de actividad sería propia de un _cracker_.
[^2]: Una licencia libre, como la Licencia Pública General de GNU (GNU GPL), es
un dispositivo legal que bajo la forma de un contrato de uso permite mantener
las cuatro libertades invirtiendo el sistema de copyright en copyleft.
[^3]: Habitualmente conocido como 'Linux'. Existe toda una discusión dentro de
la comunidad de usuarios, dividida entre quienes consideran desde un punto de
vista técnico que un sistema operativo es su núcleo básico, es decir Linux,
y quienes consideran que el proyecto GNU merece el reconocimiento de haber
iniciado y sostenido el concepto de sistema operativo libre, es decir desde un
punto de vista político.
[^4]: Open Source en inglés.
[^5]: Término difuso para referirse a una nueva administración de Internet en
que los datos se almacenan en medios virtualizados. Dice Moglen: "La nube
significa que los servidores dejaron de estar hechos de metal. 'Nube' significa
que la virtualización de los servidores ha ocurrido [...] ya no podemos señalar
en la dirección del servidor y por eso no tenemos medios extra-técnicos
o no-técnicos confiables para controlar este desastre en cámara lenta." Se
refiere a que no hay forma de controlar dónde y cómo se almacenan los datos
y en consecuencia para qué son usados. Ver el primer artículo de esta edición.
[^6]: En Argentina se está desarrollando una distribución del sistema operativo
GNU/Linux para uso del Ejército Nacional.
[^7]: "Si mi vecino puede prohibir los símbolos que no le gustan, ¿por qué no
puedo hacer lo mismo?"
---
layout: default
author: Publicación
title: En Defensa del Software Libre 0
thumbnail: /images/cover_endefensadelsl_nr0.png
categories:
- publicacion
---
## {{ page.title }}
### {{ page.date }}
# {{ page.title }}
[Descargar][0]
En Defensa del Software Libre es una revista de teoría sobre Software y
Cultura Libres. Se edita en papel al costo de producción y se distribuye
gratuita y libremente en formato digital.
Primera edición: Diciembre 2010
Segunda edición: Abril 2011
![Cubierta de EDSL 0](/images/cover_endefensadelsl_nr0.png)
[Descargar](/descargas/En.Defensa.del.Software.Libre.Nro0.pdf)
* Eben Moglen - Libertad en la nube: Libertad del Software, Privacidad y Seguridad para la Web 2.0 y Computación en la Nube (cc-by-nc-nd 2.0)
* Johan Söderberg - ¡Hackers GNUíos! (cc-by-sa)
* Nicolás Reynolds - El Software-martillo (cc-by-sa-ar 2.5)
* Benjamin Mako Hill - Piratería y Software Libre (cc-by-sa)
* Lucy Watts - Richard Stallman: Qué es el Software Libre (cc-by-sa)
[Libertad en la nube: Libertad del Software, Privacidad y Seguridad para la Web 2.0 y Computación en la Nube][1]
: Eben Moglen
¡Hackers GNUíos!
: Johan Söderberg
El Software-martillo
: Nicolás Reynolds
Richard Stallman: Qué es el Software Libre
: Lucy Watts
Piratería y Software Libre
: Benjamin Mako Hill
[0]: /descargas/En.Defensa.del.Software.Libre.Nro0.pdf "Descargar EDSL 0"
[1]: /freedom_in_the_cloud.html "Libertad en la nube"
---
layout: post
permalink: /freedom_in_the_cloud.html
title: Libertad en la nube, Libertad del Software, Privacidad y Seguridad para la Web 2.0 y Computación en la Nube
author: Eben Moglen
---
## Eben Moglen
# Libertad en la nube, Libertad del Software, Privacidad y Seguridad para la Web 2.0 y Computación en la Nube
Es un placer estar aquí. Me encantaría pensar que la razón por la que estamos
aquí en un viernes a la noche es porque mis charlas son muy buenas. En realidad
no tengo idea de por qué estamos aquí en una noche de viernes pero estoy muy
agradecido por la invitación. Soy la persona que no tenía cita esta noche así
que fue bastante conveniente que me invitaran.
Así que, por supuesto, no tenía una cita esta noche. Todo el mundo lo sabe. Mi
agenda está en la web.
El problema es ese problema. Nuestra agenda está en la web. Nuestra ubicación
está en la web. Tenés un teléfono celular y un proveedor de telefonía celular y
si tu proveedor es Sprint entonces podemos decir que varios millones de veces
durante el año pasado, alguien con una identificación legal en su bolsillo fue
al sitio web de Sprint y pidió la ubicación en tiempo real de alguien con un
número de teléfono y ésta le fue dada. Varios millones de veces. Así nada más.
Sabemos esto porque Sprint admite que tiene un sitio web donde cualquiera con
una identificación puede ir y encontrar la ubicación en tiempo real de
cualquiera que tenga un teléfono de Sprint. No sabemos eso de AT\&T y Verizon
porque no nos contaron.
Pero esa es la única razón por la que no sabemos, porque no nos contaron. Ese es
un servicio que pensarían como un servicio tradicional, la telefonía. Pero el
trato que obtenés con el servicio tradicional llamado telefonía contiene una
cosa que no conocías, como el espionaje. No es un servicio para vos pero es un
servicio y lo obtenés gratuitamente con tu contrato de servicio telefónico.
Obtenés gratuitamente el servicio de publicidad con tu GMail lo que significa
que hay otro servicio detrás que no ha sido tocado por manos humanas, el
análisis semántico de tu correo. Todavía no entiendo por qué alguien querría
eso. Todavía no entiendo por qué alguien lo usa pero la gente lo hace,
incluyendo la muy sofisticada y pensativa gente de esta sala.
Y obtenés servicio de correo electrónico gratuitamente y algo de almacenamiento
que vale exactamente una moneda y media al precio actual de almacenamiento y
obtenés espionaje permanente.
Y gratis también.
Y tu agenda está en la web y todos pueden ver si tenés una cita el viernes a la
noche y tenés un estado ("buscando") y obtenés un servicio gratis, de publicidad
("soltero: buscando"). Espionaje gratis incluido. Y todo esto apareció así en un
parpadeo y aquí estamos. ¿Qué tiene que ver con el Código Abierto? Bueno, de
hecho no tiene nada que ver con el código abierto pero si un montón que ver con
el software libre. Otra razón por la que Stallman estaba en lo cierto. ¿Es la
libertad, no?
Entonces tenemos que volver un poco y pensar en qué punto estamos y cómo
llegamos aquí y probablemente algo más importante, si podemos salir y si
podemos, ¿cómo? Y no es una linda historia, para nada. David tiene razón. Apenas
puedo empezar diciendo que ganamos dado que el espionaje viene gratis con todo
ahora. Pero no perdimos. Nos metimos en un lío nosotros mismos y vamos a tener
que desliarnos realmente rápido o vamos a meter a otra gente inocente que no
sabía que estábamos regalando su privacidad para siempre.
Empieza por supuesto con la Internet, por eso es bueno estar aquí hablando a la
Internet Society, una sociedad dedicada a la salud, expansión y elaboración
teórica de una red de par-a-par llamada "Internet" diseñada como una red de
pares sin ninguna necesidad intrínseca de control jerarquizado o estructurado y
asumiendo que cada punto de la Red es una entidad independiente y libre cuya
voluntad es equivalente a la voluntad de los seres humanos que la quieren
controlar.
Ese es el diseño de la Red, que, aunque estén pensando que está pegada con IPv4
o esa mejora maravillosa que es IPv6 que aparentemente nunca vamos a usar,
todavía asume comunicaciones entre pares.
Por supuesto, nunca trabajó realmente de esa manera. No había nada en el diseño
técnico para prevenirlo. En ningún punto en el diseño técnico de interconexión
de los nodos y su comunicación. Fue un problema de software. Es un simple
problema de software y tiene un simple nombre de tres sílabas. El nombre es
Microsoft. Conceptualmente, había una red que estaba diseñada como un sistema de
nodos pares pero el SO que usaba la red cada vez más - voy a usar la palabra, la
usan con nosotros, ¿por qué no puedo usarla contra ellos? - viralmente durante
una década y media. El software que empezó a ocupar la red estaba construido
sobre una idea muy clara que no tenía nada que ver con pares. Se llamó
"arquitectura cliente-servidor".
La idea de que la red era una red de pares fue díficil de percibir después de un
tiempo, particularmente si eras, digamos, un ser humano ordinario. Esto es, no
un ingeniero informático, científico o investigador. No un hacker, no un geek.
Si eras un ser humano ordinario era difícil percibir que la arquitectura que
sostiene a la Red estaba pensada para trabajar entre pares porque el SO con el
que interactuabas ejemplificaba fuertemente la idea de la arquitectura
cliente-servidor.
De hecho, si lo piensan, fue peor que eso. La cosa llamada "Windows" era una
versión degenerada de una llamada "X Windows". Esta también pensó el mundo como
una arquitectura cliente-servidor, pero lo que ahora diríamos al revés de como
la conocemos. El servidor era la cosa del lado del ser humano. Esa era la
concepción básica del mundo de X Windows. Servía comunicaciones con seres
humanos en los puntos finales de la red a procesos ubicados en lugares
arbitrarios cerca del centro, en la mitad, o en los bordes de la Red. Fue la
gran idea de Windows en una forma extraña crear un arquetipo político en la red
que redujo el ser humano al cliente y produjo una gran y centralizada
computadora que podríamos llamar un servidor, que ahora proveía cosas al ser
humano en términos de tómalo-o-déjalo.
Eran términos, por supuesto, bastante tómalo-o-déjalo y desafortunadamente,
todos lo tomaron porque no sabían dejarlo una vez que entraron. Ahora la red
estaba hecha de servidores en el centro y clientes en el borde. Los clientes
tenían bastante poco poder y los servidores tenían mucho. Mientras el
almacenamiento se abarata, mientras el procesamiento se abarata, y mientras los
servicios complejos que sólo escalan en formas en que es díficil usar
computadoras pequeñas -o en cualquier caso, estas colecciones agregadas de
computadoras- para ello, siendo el más importante de todos la búsqueda. Mientras
los servicios empezaban a poblar la red, la naturaleza jerárquica de la red
empezó a verse como pensada para que así fuera. La red estaba hecha de
servidores y clientes y los clientes eran los tipos en el borde representando
humanos y los servidores eran las cosas en el medio con montones de poder y
montones de datos.
Ahora, una cosa más ocurrió alrededor de ese momento. No ocurrió en las
computadoras de Microsoft Windows aunque sí ocurrió en los servidores de
Microsoft Windows y también en SOs más sensibles como Unix y BSD entre otros. Es
decir, los servidores mantenían registros[^2]. Es una
cosa muy buena de hacer. Las computadoras deben mantener registros. Fue una
decisión muy sabia la de mantener registros, cuando se crea software para
sistemas operativos. Ayuda en la inspección, hace realizables los rendimientos,
hace posible estudiar las operaciones de las computadoras en el mundo real. Es
una muy buena idea.
Pero si tenés un sistema que centraliza servidores y los servidores centralizan
los registros, entonces estás creando vastos repositorios de datos
jerárquicamente organizados sobre gente en los bordes de la red, sobre el que
estos no tienen control y, a menos que tengan experiencia en la operación de
servidores, no comprenderán su extensión, su significado, no entenderán su
agregabilidad.
Entonces construimos una red de una arquitectura de comunicaciones diseñada para
trabajar entre pares a la que definimos en un estilo cliente-servidor, al que
entonces definimos como el desempoderado cliente en el borde y el servidor en el
medio. Agregamos cada vez más procesamiento y almacenamiento en el medio y nos
quedamos los registros -esto es, información acerca del flujo de información en
la red- en lugares centralizados lejos de los seres humanos que controlaban o
pensaban que controlaban, la operación de las computadoras que dominaban, cada
vez más, sus vidas. Esto fue una receta para el desastre.
Esto fue una receta para el desastre. Ahora, todavía no mencioné la palabra
"nube" que me fue puesta sobre la mesa cuando recibí la noticia de que estaría
aquí esta noche hablando de privacidad y la nube.
No mencioné la palabra "nube" porque la palabra "nube" en realidad no significa
nada. En otras palabras, el desastre que estamos teniendo no es la catástrofe de
la nube. El desastre que estamos teniendo es la catástrofe de la forma en que
malentendimos la red bajo la asistencia del software no-libre que nos ayudó a
entenderla. Lo que "nube" significa es que los servidores dejaron de estar
hechos de metal. "Nube" significa que ha ocurrido la virtualización de los
servidores.
Así que, acá afuera en los polvorientos bordes de la galaxia donde vivimos en
clientelismo desempoderado, nada cambió mucho. Mientras nos acercamos al centro
de la galaxia, todo se vuelve más borroso de lo que era antes. Ahora vemos halos
donde hubo estrellas. Servidores con perillas y botones que se pueden apretar y
así. En su lugar, lo que pasó es que el metal ya no representa a un único
servidor. El metal es solamente un lugar donde el servidor podría estar.
Entonces "nube" significa que los servidores han ganado libertad, libertad de
moverse, libertad de danzar, libertad de combinarse y separarse y volverse a
agregar y hacer toda clase de trucos. Los servidores ganaron libertad. Los
clientes no ganaron nada. Bienvenidos a la nube.
Es una modificación menor de la receta para el desastre. Mejora la operabilidad
de los sistemas que controlan clientes que estaban pensados para ser pares en
una red hecha de cosas iguales.
Entonces esta es la arquitectura de la catástrofe. Si lo piensan, cada paso en
esa revolución arquitectónica: de una red hecha de pares a servidores que sirven
comunicaciones con humanos, a clientes que son programas corriendo sobre metal
macizo, a clientes que son computadoras que la gente usa en un estado bastante
desempoderado y servidores con una alta concentración de poder en la Red, a
servidores como procesos virtuales corriendo en nubes de metal en el centro de
una galaxia cada vez más caliente con clientes que están por ahí en los brazos
de espiral polvorientos.
Todas esas decisiones arquitecturales fueron hechas sin ninguna discusión sobre
sus consecuencias sociales a largo plazo, parte de nuestra dificultad general
para hablar de las consecuencias sociales de la tecnología durante el gran
período de invención de Internet hecho por científicos informáticos que no
estaban terriblemente interesados en sociología, psicología social o, con
algunas excepciones brillantes, la libertad. Entonces obtuvimos una arquitectura
que estaba bastante sujeta al abuso. Estaba pidiendo que la abusen y ahora
estamos teniendo el abuso que creamos. Porque alivianamos los clientes más y más
y más. En efecto, los hicimos móviles. Los pusimos en nuestros bolsillos y
empezamos a pasear con ellos.
Hay muchas razones para hacer clientes desempoderados y hay todavía más razones
para desempoderar a la gente que posee los clientes y que curiosamente podría
pensarse que eran quienes los controlaban. Si piensan por un momento cuánta
gente está interesada en desempoderar a los clientes que son los teléfonos
móviles verán a qué me refiero. Hay muchos potentadores de derechos, como
piensan de sí mismos, yuxtapuestos, cada uno de los cuales tiene interés en
desempoderar al cliente en el borde de la red para prevenir la movilidad de un
hardware particular de un punto de la red a otro. Para prevenir hardware en
particular tocar música que no fue comprada en el gran monopolio de música en el
cielo. Para deshabilitar servicios de entrega de video que hagan competencia en
nuevos chips que encontré que no corren estándares de video populares, sean
buenos o malos. Hay un montón de modelos de negocio que se basan en fastidiar el
control sobre el hardware y software cliente del borde para privar al humano que
curiosamente pensaba que lo había comprado para ocupar el lugar que el
capitalismo dice que ocupan los dueños, esto es, el de tener control total sobre
ellos.
De hecho, lo que tenemos, como dije un par de años atrás entre otras apariciones
aquí en otra instalación de la NYU. De hecho, lo que tenemos son cosas que
llamamos plataformas. La palabra "plataforma" como la palabra "nube" no tiene un
significado inherente. Se tira mucho en lenguaje de negocios. Pero, básicamente,
lo que significa plataforma es lugar que no podés dejar. Cosas a las que estás
clavado. Cosas que no te dejan. Esas son plataformas. Y la Red, una vez que se
convirtió en una zona arquitecturada jerárquicamente con servidores en el centro
y clientes cada vez más desempoderados en el borde, se convierte en la zona de
plataformas y fabricar plataformas se convierte en la orden del día.
Algunos años atrás un muy perspicaz abogado que trabaja en la industria me dijo
"Microsoft nunca fue una compañía de software. Microsoft fue un compañía de
gestión de plataformas". Y pensé "Sí, directo al corazón".
Entonces tenemos un montón de gestores de plataformas en una red organizada
jerárquicamente y empezamos a desarrollar servicios. "Servicios" es una palabra
complicada. No carece para nada de sentido pero es engañoso describirla. La
usamos para un montón de cosas distintas. Necesitamos desesperadamente una
taxonomía analítica de "servicios" como señaló mi amigo y colega Phillippe
Aigrain en París hace 2 o 3 años. Las taxonomías de los "servicios" incluyen
preguntas acerca de simplicidad, complejidad, escala y control.
Para dar un ejemplo, podríamos definir una dicotomía entre servicios complejos y
simples en los cuales los servicios simples son cosas que cualquier computadora
podría realizar y los servicios complejos son cosas que no se pueden hacer con
una computadora. Hay que hacerlas en clústers o estructuras de cierta
complejidad informática o administrativa. BUSCAR es un servicio complejo. En
efecto, buscar es el servicio complejo arquetípico. Dada la naturaleza
unidireccional de los vínculos en la Web y otros elementos en la arquitectura de
datos en la que vivimos (esa es otra charla, en otro momento) buscar no es una
cosa que podamos distribuir fácilmente. El poder en el mercado de nuestros
amigos en Google depende enteramente del hecho de que la búsqueda no se
distribuye fácilmente. Es un servicio complejo que debe ser organizado
centralizadamente y entregado centralizadamente. Debe recorrer la Web
unidireccionalmente, vínculo por vínculo, resolviendo el orden de todo para
ayudarte a encontrarlo cuando lo necesites. Para hacer eso, por lo menos hasta
ahora, no desarrollamos buenas estructuras algorítmicas y de entrega en forma
decentralizada. Entonces, buscar se convierte en el arquetipo de servicio
complejo creándose a su alrededor un modelo de negocio para su monetización.
Hacer publicidad en el siglo XX era una actividad azarosa. Tirabas cosas y
esperabas que funcionen. Hacer publicidad en el siglo XXI es una actividad
exquisitamente precisa. Esperás a que un tipo quiera algo y le mandás
publicidades de lo que quiere y ¡bingo!, funciona como magia. Por supuesto por
debajo de un servicio complejo llamado búsqueda hay un servicio teóricamente
simple llamada publicidad que, cuando se unifica con un servicio complejo,
incrementa su eficiencia en órdenes de magnitud y el incremento de eficiencia
del servicio simple al combinarse con el complejo produce una enorme flujo de
plus ganancia que puede ser usado para fortalecer la búsqueda todavía más.
Pero esa es la parte inocente de la historia y no nos quedamos en la parte
inocente de la historia por una variedad de temas. No voy a ser tedioso un
viernes a la noche y decir que es porque la burguesía está envuelta en constante
reinvención y mejora destructiva de sus propias actividades, y no voy a ser
moralista un viernes a la noche, no podría hacer eso, y decir que es porque el
pecado es inerradicable y los seres humanos son criaturas caídas y que la
codicia es uno de los pecados que no podemos evitar cometer. Sólo voy a decir
que como una especie de proceso social ordinario no paramos en lo inocente.
Seguimos, lo cual es seguramente lo que deberían decir un viernes a la noche. Y
entonces seguimos.
Ahora, donde llegamos es a descubrir que todo esto hubiera sido mejor si
tuvieran los registros de todo porque una vez que tenés los registros de todo
entonces cualquier servicio se convierte en una mina de oro esperando y la
jodimos porque la arquitectura de la Red puso los registros en el lugar
equivocado. Pusieron los registros donde la inocencia se tentaría. Pusieron los
registros donde el estado fallido de los seres humanos implicaba malos problemas
y los obtuvimos.
La nube significa que ya ni siquiera podemos apuntar en la dirección del
servidor y porque no podemos apuntar en la dirección del servidor no tenemos
ningún medio extra técnico o no técnico confiable para controlar este desastre
en cámara lenta. Pueden hacer una regla sobre los registros o flujos de datos o
preservación o control o acceso o publicación pero sus leyes son humanas y
ocupan un territorio particular y el servidor está en la nube y eso significa
que el servidor siempre está un paso adelante de cualquier regla que hagas o dos
o tres o seis o ¡puf! Me acabo de dar cuenta que estoy sujeto a regulación, creo
que me voy a Oceanía.
Lo que significa es que en efecto, perdimos la habilidad para usar regulación
legal o cualquier otra cosa sobre la arquitectura física de la red para
interferir en el proceso de caída de la inocencia que era ahora inevitable en la
etapa de la que hablo, que podríamos llamar Google tardío etapa 1.
Aquí es donde, por supuesto, entra el Sr. Zuckerberg.
La raza humana es susceptible al daño pero el Sr. Zuckerberg ha alcanzado un
récord envidiable: ha hecho más daño a la raza humana que cualquier otro de su
edad.
Porque ha aprovechado el viernes a la noche. Esto es, todos necesitan acostarse
con alguien y él convirtió esto en una estructura para degenerar la integridad
de la personalidad humana y hasta una extensión remarcable tuvo éxito con un
trato bastante pobre. Es decir, "te voy a dar alojamiento web gratis y algunos
pendorchos PHP y también obtenés espionaje gratis todo el tiempo". Y funciona.
Esa es la parte triste, funciona.
¿Cómo pudo pasar esto?
No había una razón arquitectural, en verdad. No había una razón arquitectural.
Facebook es la Web con "Me voy a quedar todos los registros, ¿cómo te sentís
sobre eso?" Es un terrario de cómo se siente vivir en un panóptico construido
de partes web.
Y no debería permitirse. Se reduce a eso. No debería permitirse. Es una manera
muy pobre de entregar esos servicios. Están groseramente sobrevaluados para
"espionaje todo el tiempo". No son técnicamente innovadores. Dependen de una
arquitectura sujeta al abuso y el modelo de negocio que lo sostiene es abuso. No
hay ningún otro modelo de negocio para ellos. Esto es malo.
No estoy sugiriendo que deba ser ilegal. Tendría que ser obsoleto. Somos
tecnólogos, deberíamos _arreglarlo_.
Estoy contento de estar con ustedes hasta ahora. Cuando llego a cómo debemos
arreglarlo espero que todavía estén conmigo para que podamos hacerlo.
Pero digamos, por ahora, que ese es un muy buen ejemplo de cómo lo hicimos mal y
lo que nos pasó por eso. Es más engañoso con Gmail por esa mágica cualidad de no
haber sido tocado por manos humanas. Cuando le digo a mis estudiantes, "por qué
dejan que otra gente lea sus correos?", me responden "pero nadie está leyendo
mi correo, ningún ser humano lo ha tocado. Eso me horrorizaría, me asustaría que
los tipos de Google estén leyendo mi correo. Pero no está pasando así que no
tengo problema."
Ahora, no podemos decir esto de Facebook. En efecto, ellos saben demasiado sobre
Facebook si se permitieran saberlo realmente. Ustedes leyeron y saben. Los
trabajadores de Facebook saben quién va a tener un amorío antes que la gente
porque pueden ver que X revisa obsesivamente la página en Facebook de Y. Hay
algunas investigaciones muy buenas hechas un par de años atrás por estudiantes
del MIT que no voy a nombrar porque no respetaron los términos de servicio de
Facebook durante su investigación. Sólo estaban revolviendo el contenido de
algunas páginas, pero el propósito de esto era demostrar que podían encontrar
homosexuales no declarados en Facebook.
No dicen nada sobre su orientación sexual. Sus amigos están declarados, sus
intereses son los intereses de sus amigos declarados. Sus fotos están
etiquetadas con sus amigos declarados y ellos están declarados sólo que no. Sólo
están declarados en Facebook si alguien mira, que seguramente no es lo que
tenían en mente y seguramente no es lo que teníamos en mente sobre ellos. En
efecto, el grado potencial de desigualdad informacional y la alteración y
dificultad que surgen de un malentendido, un error heurístico, en las mentes de
los seres humanos acerca de qué es y qué no es descubrible acerca de ellos no es
nuestro mayor problema con la privacidad.
Mis estudiantes, y sospecho que muchos de los estudiantes de los educadores de
esta sala también, muestran constantemente está dificultad en nuestro diálogo.
Ellos piensan todavía en la privacidad como "el gran secreto que no quiero que
se revele" y ese no es el problema. Su problema es todo el resto que forma el
relleno, los datos que rellenan la vida, que no piensan de ninguna manera como
un secreto pero que se agrega a lo que no quieren que nadie sepa. Lo que se
agrega, en efecto, no sólo a lo que no quieren que otros sepan sino también a
modelos predictivos sobre ellos de los que se horrorizarían si supieran que
existen. La simplicidad con la que podés desanonimizar datos teóricamente
anónimos, la facilidad con la que, de múltiples fuentes disponibles a través de
terceras o cuartas partes, se puede ensamblar información, hacer mapas de la
vida de la gente. La facilidad con la que empezás a juntar, con las pocas cosas
que sabés de la gente, los datos que están disponibles para inferir inmensidad
de cosas más.
Mi amigo y colega Bradly Kuhn que trabaja en el Centro Legal del Software Libre
(SFLC) es uno de esos seres humanos arcaicos que cree que su número de seguridad
social es una cosa privada. Y se toma grandes molestias para asegurarse que su
número de seguridad social no sea revelada, lo cual es su derecho bajo nuestra
ley, aunque suene raro. Pero, tratá de obtener seguro médico o una caja de
depósitos segura, o de hecho, operar en negocios siquiera. A veces hacemos
malabares con nuestros asuntos porque el número de seguridad social de Bradly es
un secreto. Un día le dije "sabés, ya está, Google ya conoce tu número de
seguridad social". Él dijo, "no, no lo saben, nunca se lo dije a nadie". Yo
dije, "si pero conocen los números de seguridad social de todos los demás que
nacieron en Baltimore ese año. El tuyo es el que falta".
Y como ustedes saben, es verdad. Los datos que inferimos son los datos en los
agujeros entre los datos que ya conocemos, si sabemos lo suficiente.
Así que el lugar donde vivimos se ha convertido en un lugar del que sería muy
poco inteligente decir que no hay nada que no se sepa. Si sos bastante bien
conocido en la Red, y cada uno de nosotros por una razón u otra es bastante bien
conocido en la Red. Queremos vivir ahí. Es nuestro vecindario. Lo que no
queremos es vivir con una cámara en cada árbol y un micrófono en cada arbusto y
un minero de datos bajo nuestros pies mientras caminamos y la Red es así ahora.
Este no es un juicio estético del '95 sobre cómo el vecindario se llenó de gente
que no comparte nuestro etnocentrismo tecnogeek. No estoy lamentando el progreso
de alguna forma democratizante. Al contrario, lamento el progreso hostil a la
libertad humana. Todos sabemos lo que es hostil a la libertad humana. Todos
comprendemos las posibilidades despóticas gracias a las distopías en que es
fértil la ciencia ficción que leímos cuando éramos chicos. La Guerra Fría fue
fértil en la invención fantástica de cómo vivimos ahora y es difícil aceptarlo
aunque sea verdad. Afortunadamente, por supuesto, no es propiedad del gobierno.
Bueno, lo es. Es afortunado. Es verdad. Es afortunado que sea propiedad de gente
a la que podemos sobornar no importa quién seas. Si sos el gobierno hay formas
muy fáciles de hacerlo. Llenás un formulario de citación (subpoena) y lo mandás
por correo.
Pasé dos horas ayer en una clase de leyes explicando en detalle por qué la
Cuarta Enmienda ya no existe porque fue un jueves por la noche y ¿quién haría
eso un viernes por la noche? Pero la Cuarta Enmienda no existe más. Voy a poner
la grabación en la Red y el FBI y ustedes pueden escucharla cuando quieran.
Tenemos que avivarnos si somos los que nos preocupamos por la libertad, el juego
empezó hace tiempo y estamos atrasados. Hicimos muchas cosas buenas y tenemos un
montón de herramientas dando vueltas que construimos durante los últimos 25