Unverified Commit fc90c415 authored by fauno's avatar fauno
Browse files

hasta página 22

parent 5e614ddc
......@@ -699,190 +699,168 @@ budista Karmê-Choling. Las comunidades y cooperativas espirituales a
menudo han demostrado tener más perdurabilidad que las empresas
cooperativas seculares.
Desde la primera cooperativa moderna en Rochdale, Escocia, en 1844, no
ha habido tiempo suficiente para hablar de las cooperativas de trabajo,
argumentan los críticos, y en sus mentes la evidencia muestra que el
modelo no funciona. Y en parte, tienen razón; la mayoría de las
cooperativas propiedad de los trabajadores en Estados Unidos no tuvo
éxito. Pero también vale la pena tener en cuenta, como el autor John
Desde que en 1844 se fundara la primera cooperativa moderna en Rochdale,
Escocia, ha habido tiempo suficiente para hablar de las cooperativas de
trabajo, argumentan los críticos y en sus mentes la evidencia muestra
que el modelo no funciona. Y en parte tienen razón; la mayoría de las
cooperativas bajo propiedad de los trabajadores no tuvo éxito en Estados
Unidos. Pero también vale la pena tener en cuenta, como el autor John
Curl observa, que:
La propia existencia de las cooperativas desafía a las corporaciones y
el capitalismo; las corporaciones siempre han trabajado duro para
debilitar, desacreditar y destruir [a las cooperativas] por medio de
guerras de precios, de la promulgación de leyes que socavan su
viabilidad, de etiquetarlas en los medios de comunicación como
subversivas y fracasadas, y por el uso de varias otras estratagemas[63].
> La propia existencia de las cooperativas desafía a las corporaciones y
> el capitalismo; las corporaciones siempre han trabajado duro para
> debilitar, desacreditar y destruir [a las cooperativas] por medio de
> guerras de precios, de la promulgación de leyes que socavan su
> viabilidad, de etiquetarlas en los medios de comunicación como
> subversivas y fracasadas y por el uso de varias otras
> estratagemas[63].
También Rosa Luxemburgo fue cauta cuando se trataba de pensar en las
cooperativas como alternativas totales al capitalismo.
Los trabajadores que forman una cooperativa en el campo de la producción
se enfrentan entonces a la necesidad contradictoria de gobernarse a sí
mismos con el mayor absolutismo. Están obligados a adoptar hacia ellos
mismos el papel de capitalista empresario, una contradicción que da
cuenta de la falta de costumbre de las cooperativas de producción que, o
bien se convierten en empresas capitalistas puras o, si los intereses de
los trabajadores siguen predominando, finalmente se disuelven[64].
> Las trabajadoras que forman una cooperativa en el campo de la
> producción se enfrentan entonces a la necesidad contradictoria de
> gobernarse a sí mismas con el mayor absolutismo. Están obligadas a
> adoptar hacia ellas mismas el papel de capitalista emprendedor, una
> contradicción que da cuenta de la falta de costumbre de las
> cooperativas de producción que, o bien se convierten en empresas
> capitalistas puras o, si los intereses de las trabajadoras siguen
> predominando, finalmente se disuelven[64].
Se emplean todos los métodos que permiten a una empresa hacer frente a
sus competidores en el mercado, escrib Luxemburgo[65].
sus competidores en el mercado, escribía Luxemburgo[65].
Existe, sin embargo, el efecto innegable e importante que las
cooperativas tienen sobre los trabajadores en esos sistemas. Las
cooperativas tienen sobre las trabajadoras en estos sistemas. Las
cooperativas existentes han demostrado ofrecer más puestos de trabajo
estables y más protecciones sociales fiables que los modelos
tradicionales de extracción. Sería poco útil ver las cooperativas como
extractivistas tradicionales. Sería poco útil ver las cooperativas como
alternativas de color de rosa; funcionan dentro de un contexto
capitalista en el que se ven obligadas a competir. Redes de cooperativas
como Mondragón no pueden realmente desacoplarse de las cadenas de
suministro explotadoras que mantienen en marcha el capitalismo.
capitalista en el que se ven obligadas a competir. Las redes de
cooperativas como Mondragón no pueden realmente desacoplarse de las
cadenas de suministro explotadoras que mantienen en marcha el
capitalismo.
Una objeción común a las cooperativas es que están tan ligadas a las
presiones del mercado como cualquier otra empresa capitalista, que hace
inevitable la autoexplotación. Con el tiempo, las cooperativas también
inevitable la auto-explotación. Con el tiempo, las cooperativas también
pueden recurrir a la táctica de las prácticas no remuneradas y a
voluntarios no recompensados. Las cooperativas están expuestas a la
competencia despiadada del mercado, pero a la luz del 20 al 30 por
ciento de beneficio que empresas como Uber están obteniendo, para las
voluntarias no recompensadas. Las cooperativas están expuestas a la
competencia despiadada del mercado, pero a la luz del 20% al 30% de
beneficio que empresas como _Uber_ están obteniendo, para las
cooperativas de plataforma un enfoque sería ofrecer sus servicios a un
precio inferior. Podrían tener un 10 por ciento de ganancia, que luego
podría ser parcialmente traducido en beneficio social de los
trabajadores. Las cooperativas también podrían florecer en nichos de
mercado, teniendo como grupo objetivo a clientes/consumidores de bajos
ingresos.
precio inferior. Podrían tener un 10% de ganancia, que luego podría ser
parcialmente traducido en beneficios sociales para las trabajadoras.
Las cooperativas también podrían florecer en mercados de nicho, teniendo
como grupo objetivo a clientas/consumidoras de bajos ingresos.
Las cooperativas han sido instrumentos importantes para la construcción
de poder económico de grupos marginados. Karla Morales, de la
cooperativa de cuidado de niños Beyond Care (Más allá del cuidado)
cooperativa de cuidado de niños _Beyond Care_ \[Más allá del cuidado\]
describe sus sencillos beneficios: "En mi trabajo, ahora tengo derecho a
la baja, a vacaciones y a derechos laborales"[66]. Los estados del sur
de Estados Unidos, por ejemplo, tienen una larga historia de
cooperativas agrícolas con autodeterminación económica y social
construida por las comunidades afroamericanas. A veces, sin embargo, las
cooperativas han reforzado las jerarquías de raza y género,
reproduciendo, en lugar de cuestionarlas, las prácticas de la sociedad
días por enfermedad, a vacaciones y a derechos laborales varios"[66].
Los estados del sur de Estados Unidos, por ejemplo, tienen una larga
historia de cooperativas agrícolas con auto-determinación económica y
social construida por las comunidades afro-americanas. A veces, sin
embargo, las cooperativas han reforzado las jerarquías de raza y género,
reproduciendo, en lugar de cuestionar, las prácticas de la sociedad
en general. Juliet Schor afirma que:
Si usted está interesado en la justicia social, entonces debe saber que
en los espacios sin ánimo de lucro hay altos niveles de exclusión por
raza, clase y género. Las personas actúan de maneras que refuerzan su
propia posición de clase o su propia posición racial. Estos espacios son
a menudo más problemáticos desde el punto de vista de raza, clase y
género que muchos con ánimos de lucro. Así que, si usted quiere
construir una plataforma que atraiga a las personas sin distinción de
clase, raza y género, es necesario comenzar por el grupo de personas que
desea atraer a su plataforma[67].
Los escépticos se lamentan del hecho de que las cooperativas de crédito,
en realidad, no han transformado la economía en su conjunto y de que las
cooperativas de trabajo que son propiedad de los trabajadores no se han
convertido en la avanzadilla del socialismo que prometían ser. Pero, de
> Si usted está interesada en la justicia social, entonces debe saber
> que en los espacios sin ánimo de lucro hay altos niveles de exclusión
> por raza, clase y género. Las personas actúan de maneras que
> refuerzan su propia posición de clase o su propia posición racial.
> Estos espacios son a menudo más problemáticos desde el punto de vista
> de raza, clase y género que muchos con ánimos de lucro. Así que, si
> usted quiere construir una plataforma que atraiga a las personas sin
> distinción de clase, raza y género, es necesario comenzar por el grupo
> de personas que desea atraer a su plataforma[67].
Los escépticos lamentan del hecho de que las cooperativas de crédito, en
realidad, no han transformado la economía en su conjunto y de que las
cooperativas de trabajo bajo propiedad de las trabajadoras no se han
convertido en la vanguardia del socialismo que prometían ser. Pero, de
todas maneras, hay que tener en cuenta el indiscutible beneficio a largo
plazo que dichas empresas ofrecen para los trabajadores; ¿y eso no
cuenta para nada? Aquí, los trabajadores controlan su propio trabajo de
una manera que contribuye a su propio bienestar. Las cooperativas, por
plazo que dichas empresas ofrecen a las trabajadoras; ¿eso no cuenta
para nada? Aquí, las trabajadoras controlan su propio trabajo de una
manera que contribuye a su propio bienestar. Las cooperativas, por
pequeñas que sean, pueden funcionar como contrastes éticos,
autogestionados, que proporcionen un modelo para las empresas que no
necesita depender de la explotación de sus trabajadores. Las
auto-gestionados, que proporcionen un modelo para las empresas que no
necesitan depender de la explotación de sus trabajadoras. Las
cooperativas pueden aportar creatividad no solo para el consumo de
productos, sino también para la reorganización del trabajo.
productos, sino también para la re-organización del trabajo.
Recientemente se ha citado con frecuencia a Hannah Arendt, que observó
que un perro callejero tiene más posibilidades de supervivencia cuando
se le da un nombre. Así que, bienvenido al cooperativismo de plataforma.
Juntos envejeceremos
se le da un nombre. Así que, bienvenidas al cooperativismo de
plataforma.
_Juntas envejeceremos
nos sostendremos
el uno al otro con fuerza y nos sostendremos el uno al otro con más
fuerza
una a otra con fuerza y nos sostendremos una a otra con más fuerza
Nos sostendremos
mientras el país cambia;
nos sostendremos una a otra
mientras el mundo cambia._
nos sostendremos el uno al otro
mientras el mundo cambia.
(Together we will grow old
\[Together we will grow old
we will hold
each other close and we will hold each other closer
We will hold each other
as the country changes;
we will hold each other
as the world changes\]
as the world changes)
Anónimo[68]
-- Anónimo[68]
El concepto de cooperativismo de plataforma consta de tres partes:
⇒ En primer lugar, se trata de clonar el corazón tecnológico de Uber,
Task Rabbit, Airbnb o UpWork. Adopta la tecnología, pero quiere ponerla
a trabajar con un modelo de propiedad diferente, adhiriéndola a los
valores democráticos, con el fin de rasgar el sistema roto de la
economía de consumo colaborativo/bajo demanda, que solo beneficia a
unos pocos. Es en este sentido en que el cooperativismo de plataforma
es un cambio estructural, un cambio de propiedad.
⇒ En segundo lugar, el cooperativismo de plataforma consiste en la
solidaridad, que es urgentemente necesaria en esta economía impulsada
por una fuerza de trabajo distribuida, y veces anónima. Las plataformas
pueden ser de propiedad de sindicatos ingeniosos, ciudades y otras
formas diversas de cooperativa, y ser gestionados por estos. Todo ello,
desde cooperativas que son fruto de múltiples alianzas y propiedad de
los trabajadores hasta cooperativas de plataforma propiedad de los
produsers[69].
⇒ Y en tercer lugar, el cooperativismo de plataforma está construido
sobre la reformulación de conceptos como la innovación y la eficiencia
con la vista puesta en beneficiar a todos, no solo absorbiendo
beneficios para unos pocos. Propongo diez principios del cooperativismo
de plataforma que son sensibles a los problemas críticos que enfrenta la
economía digital en este momento. El capitalismo de plataforma es
increíblemente ineficaz para cuidar de la gente.
El concepto de cooperativismo de plataforma, o al menos parte de él,
cuesta de comunicar. La gente entiende lo de cooperación, pero la parte
de "plataforma" se mantiene en el misterio. ¿Cómo se llaman esos lugares
en que pasar el rato y generar valor al encender el teléfono? Una
plataforma, en el contexto de este estudio, es un término usado para
describir un ambiente en el cual los intermediarios extractivos o
cooperativos ofrecen sus servicios o contenidos.
* En primer lugar, se trata de clonar el corazón tecnológico de _Uber_,
_Task Rabbit_, _Airbnb_ o _UpWork_. Se apropia de la tecnología, pero
quiere ponerla a trabajar con un modelo de propiedad diferente,
adhiriéndola a valores democráticos, con el fin de rasgar el sistema
roto de la economía de consumo colaborativo/bajo demanda, que solo
beneficia a unos pocos. Es en este sentido en que el cooperativismo
de plataforma es un cambio estructural, un cambio de propiedad.
* En segundo lugar, el cooperativismo de plataforma consiste en la
solidaridad, que es urgentemente necesaria en esta economía impulsada
por una fuerza de trabajo distribuida y a veces anónima. Las
plataformas pueden ser de propiedad de sindicatos ingeniosos, ciudades
y otras formas diversas de cooperativas y ser gestionados por estos.
Todo ello que abarque cooperativas de múltiples accionarias, bajo
propiedad de las trabajadoras o cooperativas de plataforma propiedad
de las _produsuarias_[69].
* Y en tercer lugar, el cooperativismo de plataforma está construido
sobre la reformulación de conceptos como la innovación y la eficiencia
con la vista puesta en beneficiar a todas, no solo absorbiendo
beneficios para unos pocos. Propongo diez principios del
cooperativismo de plataforma que son sensibles a los problemas
críticos que enfrenta la economía digital en este momento. El
capitalismo de plataforma es increíblemente ineficaz para cuidar de la
gente.
El concepto de cooperativismo de plataforma, o al menos parte de él, es
difícil de comunicar. La gente entiende la parte de la cooperación,
pero la parte de "plataforma" se mantiene en el misterio. ¿Cómo se
llaman esos lugares en que pasas el rato y generas valor desde tu
teléfono? Una plataforma, en el contexto de este estudio, es un término
usado para describir un ambiente en el cual los intermediarios
extractivos o cooperativos ofrecen sus servicios o contenidos.
Desde el inicio, a la hora de explicar el concepto de cooperativismo de
plataforma, quiero aclarar que esto no tiene que ver con una aurora
boreal tecnológica; el cooperativismo de plataforma no tiene que ver con
la obsesión occidental por los avances de la tecnología; es un modo de
pensar. Evgeny Morozov y Siva Vaidhyanathan tienen toda la razón en su
postura contra el "solucionismo tecnológico" y el "Internetcentrismo".
plataforma, quiero aclarar que esto no es una aurora boreal tecnológica;
el cooperativismo de plataforma no tiene que ver con la obsesión
occidental por los avances de la tecnología; es un modo de pensar.
Evgeny Morozov y Siva Vaidhyanathan tienen toda la razón en su postura
contra el "solucionismo tecnológico" y el "Internetcentrismo".
Cooperativismo de plataforma es un término que describe cambios
El cooperativismo de plataforma es un término que describe cambios
tecnológicos, culturales, políticos y sociales. El cooperativismo de
plataforma es una parcela deesperanza. No es una utopía concreta; es una
economía emergente. Algunos de los modelos que ahora describiré ya
plataforma es una parcela de esperanza. No es una utopía concreta; es
una economía emergente. Algunos de los modelos que ahora describiré ya
existen desde hace dos o tres años, mientras que otros todavía son
aplicaciones imaginarias. Algunos son prototipos, otros son
experimentos; todos ellos introducen conjuntos alternativos de valores.
......@@ -892,415 +870,382 @@ y varios de sus principios. A eso seguirán reflexiones sobre los
ecosistemas cooperativos, objeciones a ellos y sus desafíos.
Hacia una tipología de las cooperativas de plataforma
## Hacia una tipología de las cooperativas de plataforma
Los primeros ejemplos de cooperativas de plataforma ya existen, pero aún
están emergiendo. Citarlos aquí excluye, inevitablemente, otros
proyectos importantes. No introducir casos concretos daría pie a la idea
de que el cooperativismo de plataforma no es más que una serie de
están emergiendo. Citarlos aquí excluye inevitablemente a otros
proyectos importantes. No introducir casos concretos daría pie a la
idea de que el cooperativismo de plataforma no es más que una serie de
castillos en el aire.
Intermediación laboral y mercados de propiedad cooperativa online
Muy probablemente estés familiarizado o familiarizada con el modelo de
la intermediación laboral en línea. Basta pensar en compañías como
TaskRabbit, en las que se puede programar que alguien monte tus muebles
de IKEA en veinte minutos. La aplicación en el smartphone sirve como
intermediaria entre el usuario y el trabajador. Con cada transacción,
TaskRabbit consigue una comisión de entre el 20 y el 30 por ciento.
### Intermediación laboral y mercados de propiedad cooperativa online
Muy probablemente estés familiarizada con el modelo de la intermediación
laboral en línea. Basta pensar en compañías como _Task Rabbit_, en las
que puedes agendar que alguien monte tus muebles de _IKEA_ en veinte
minutos. La aplicación en tu celular sirve como intermediaria entre la
usuaria y la trabajadora. Con cada transacción, _Task Rabbit_ se lleva
una comisión de entre el 20% y el 30%.
La abogada del "consumo colaborativo" y dibujante Janelle Orsi nota un
repunte decisivo en el interés en las cooperativas. Explica que decenas
de startups de tecnología y negocios tradicionales, como floristerías o
jardinerías, se han acercado a su Sustainable Economies Law Center[70]
porque están interesadas en el "salto múltiple" (crowd leaping), la
migración de su negocio al modelo de cooperativa.
En San Francisco, Loconomics[71] es una cooperativa (en beta) propiedad
de freelancers en la que los miembros-freelancers poseen acciones,
La abogada del "consumo colaborativo" e historietista Janelle Orsi nota
un repunte decisivo en el interés por las cooperativas. Explica que
decenas de _startups_ de tecnología y negocios tradicionales, como
floristerías o jardinerías, se han acercado a su _Sustainable Economies
Law Center_[70] porque están interesadas en el "salto hacia las
multitudes" (crowd leaping), la migración de su negocio al modelo de
cooperativa.
En San Francisco, _Loconomics_[71] es una cooperativa (en beta)
propiedad de _freelancers_ en la que las miembras poseen acciones,
reciben dividendos y tienen voz en el funcionamiento de la empresa. No
hay subastas, no hay sobreprecios. Loconomics ofrece masajes y otros
servicios solicitados localmente. La pertenencia a Loconomics cuesta
29,95 dólares al mes. Los fundadores empezaron a poner a prueba la
hay subastas, no hay sobreprecios. _Loconomics_ ofrece masajes y otros
servicios solicitados localmente. La pertenencia a _Loconomics_ cuesta
\$29,95 USD al mes. Las fundadoras empezaron a poner a prueba la
aplicación en el área de la Bahía de San Francisco en enero y febrero de
2015, y comenzarán a aceptar usuarios de otras ciudades en marzo de
2015, y comenzarán a aceptar usuarias de otras ciudades en marzo de
2016.
Ali Alkhatib, un estudiante de doctorado en Ciencias de la computación
de Stanford, ha trabajado con los FUSE Labs de Microsoft en el diseño de
una "plataforma entre pares generalizada y centrada en los trabajadores"
que permita a los trabajadores poseer, operar y controlar el
software[72]. El proyecto está todavía en sus primeras etapas.
En Alemania, Fairmondo, que comenzó como un mercado en línea
descentralizado propiedad de sus usuarios, es una cooperativa
alternativa a Amazon y eBay. Con sus 2.000 miembros, aspira a
convertirse con el tiempo en una verdadera alternativa a los grandes
actores del comercio electrónico, mientras que al mismo tiempo se
mantiene fiel a sus valores. El sitio también promueve un número menor
de empresas de comercio justo y de origen ético. En el proceso de
transferir su modelo de Alemania a otros países, aspiran a un mercado
mundial en línea, descentralizado y que sea propiedad colectiva de todas
las cooperativas locales.
Coopify[73] es una plataforma de trabajo con pago en efectivo construida
por estudiantes que pronto servirá a trabajadores de bajos ingresos bajo
demanda. Fue creado por el programa de MBA de CornellTech y financiada
por la Fundación Robin Hood (Nueva York). Los trabajadores que usan
Coopify se compondrán de neoyorkinos de bajos ingresos que están
subempleados o en paro y que no tienen la calificación de crédito
Ali Alkhatib, un doctorando en Ciencias de la Computación de _Stanford_,
ha trabajado en los _FUSE Labs_ de _Microsoft_ en el diseño de una
"plataforma de pares generalizada y centrada en las trabajadoras" que
permita a las trabajadoras poseer, operar y controlar el software[72].
El proyecto está todavía en sus primeras etapas.
En Alemania, _Fairmondo_ comenzó como un mercado en línea decentralizado
propiedad de sus usuarias --una alternativa cooperativa a _Amazon_ y
_eBay_. Con sus 2.000 miembros, aspira a convertirs en una verdadera
alternativa a los grandes actores del comercio electrónico, mientras que
al mismo tiempo se mantiene fiel a sus valores. El sitio también
promueve un número menor de empresas de comercio justo y de recursos
éticos. En el proceso de transferir su modelo de Alemania a otros
países, aspira a un mercado mundial en línea, decentralizado y que sea
propiedad colectiva de todas las cooperativas locales.
_Coopify_[73] es una plataforma de trabajo con pago en efectivo
construida por estudiantes que pronto servirá a trabajadoras de bajos
ingresos bajo demanda. Fue creado por el programa de MBA de
_CornellTech_ y financiada por la Fundación Robin Hood de Nueva York.
Las trabajadoras que usan _Coopify_ serán neoyorquinas de bajos ingresos
que están sub- o desempleadas y que no tienen la calificación de crédito
suficiente o la documentación que les permitiría participar en los
marketplaces en línea existentes. La plataforma, que tiene su propio
sistema de referencia y soporte multilingüe, también ofrecerá apoyo a
los trabajadores con los impuestos y permitirá pagarlos en efectivo. El
Centro para la Vida Familiar (CFL), en Sunset Park, Nueva York, es una
entidad de apoyo social que está probando actualmente Coopify. El CFL ha
estado incubando cooperativas de trabajo como una forma de proporcionar
salarios dignos y condiciones de trabajo dignas desde 2006 a los
inmigrantes de bajos ingresos. El centro apoya a nueve cooperativas, una
red cooperativa, y un total de 180 trabajadores-propietarios, en su
mayoría mujeres latinas. Coopify ayudará a esas nueve cooperativas para
competir mejor con Handy, Amazon Flex y similares.
Cooperativas de plataforma de propiedad municipal
Después de hablar de productores culturales, vamos ahora a dar un gran
salto y discutir la propiedad pública, que tiene un problema de imagen
en Estados Unidos. El economista político y fundador de democracia
mercados de trabajo en línea existentes. La plataforma, que tiene su
propio sistema de referencias y soporte multilingüe, también ofrecerá
apoyo a las trabajadoras con impuestos y permitirá pagarlos en efectivo.
El _Center For Family Life_ (CFL), en Sunset Park, Nueva York, es una
entidad de apoyo social que está probando actualmente _Coopify_. El CFL
ha estado incubando cooperativas de trabajo como una forma de
proporcionar salarios dignos y condiciones de trabajo dignas desde 2006
a las inmigrantes de bajos ingresos. El centro apoya a 9 cooperativas,
una red cooperativa y un total de 180 trabajadoras-propietarias, en su
mayoría mujeres de origen latino. _Coopify_ ayudará a esas 9
cooperativas a competir mejor con _Handy_, _Amazon Flex_ y similares.
### Cooperativas de plataforma de propiedad municipal
Después de hablar de productoras culturales, vamos a dar un gran salto y
discutir la propiedad pública, que tiene un problema de imagen en
Estados Unidos. El economista político y fundador de democracia
colaborativa, Gar Alperovitz, escribe que hay más de 2.000 compañías de
electricidad de propiedad pública que, junto con las cooperativas,
suministran más del 25 por ciento de la electricidad del país[74].
Alperovitz señala la larga historia de ciudades como Dallas, propietaria
de varios hoteles y de municipios a lo largo de Estados Unidos que
poseen hospitales y, al parecer, contrariamente a la opinión pública,
ese modelo ha estado funcionando bastante bien.
Janelle Orsi ha detallado ideas acerca de la propiedad de Internet. En
correspondencia con mi propuesta para clonar y reconstruir el
intercambio de tecnologías de economía con valores democráticos en
mente, Orsi sugiere un software/empresa diseñado por la ciudad, similar
a Airbnb, que podría servir como un mercado en línea de propiedad y de
gestión democrática por parte de las personas que alquilan espacio para
los viajeros. Uno de estos proyectos ya está en marcha en Seúl (Corea
del Sur), y se propone la creación de una Alianza de Ciudades para la
Economía de Plataforma (CAPE, por sus siglas en inglés) con el fin de
conseguir ciudades organizadas en torno a dicha idea de plataforma. Se
llama Munibnb y se podría crear como una colaboración entre un gran
número de ciudades que pusieran en común sus recursos para crear una
plataforma de software de alquileres a corto plazo. Esas ciudades, a
continuación podrían regular que los alquileres a corto plazo en sus
municipios tuvieran que pasar por dicho portal. Las tarifas podrían ir a
parar principalmente a los anfitriones o parcialmente al gobierno de la
ciudad, que podría utilizarlas para dar servicio a personas mayores o
para arreglar las calles, por ejemplo. Orsi se pregunta:
¿Por qué millones de dólares viajeros se deben escapar de nuestras
ciudades a manos de los accionistas de las empresas ricas, sobre todo si
no sería tan difícil ejecutar esas operaciones a través de algo así como
Munibnb?[75]
Otra aplicación, sugerida por Orsi, se llama Allbnb y supondría que los
residentes recibieran un dividendo de los beneficios de tales
suministran más del 25% de la electricidad del país[74]. Alperovitz
señala la larga historia de ciudades como Dallas, propietaria de varios
hoteles y de municipios a lo largo de Estados Unidos que poseen
hospitales y al parecer, contrariamente a la opinión pública, ese modelo
ha estado funcionando bastante bien.
% que es "fundador de democracia colaborativa"??
Janelle Orsi ha detallado ideas acerca de la propiedad en la Internet.
En correspondencia con mi propuesta para clonar y reconstruir las
tecnologías de la economía colaborativa con valores democráticos, Orsi
sugiere un software/empresa diseñado por la ciudad, similar a _Airbnb_,
que podría servir como un mercado en línea bajo propiedad y gestión
democrática de las personas que alquilan espacio a viajeras. Uno de
estos proyectos ya está en marcha en Seúl, Corea del Sur y se propone la
creación de una Alianza de Ciudades para la Economía de Plataforma
(CAPE, por sus siglas en inglés) con el fin de conseguir ciudades
organizadas en torno a esta idea de plataforma. Se llama _Munibnb_ y se
podría crear como una colaboración entre un gran número de ciudades que
pongan en común sus recursos para crear una plataforma de software de
alquileres a corto plazo. Esas ciudades podrían regular que los
alquileres a corto plazo en sus municipios tuvieran que pasar por dicho
portal. Las tarifas podrían ir a parar principalmente a las anfitrionas
o parcialmente al gobierno de la ciudad, que podría utilizarlas para dar
servicio a personas mayores o para arreglar las calles, por ejemplo.
Orsi se pregunta:
> ¿Por qué millones de dólares de viajeras deben escaparse de nuestras
> ciudades a manos de los ricos accionistas de las corporaciones, sobre
> todo cuando no es difícil ejecutar esas operaciones a través de algo
> así como _Munibnb_?[75]
Otra aplicación también sugerida por Orsi, se llama _Allbnb_ y supondría
que las residentes recibieran un dividendo de los beneficios de tales
plataformas de alquiler, algo comparable con el Fondo Permanente de
Alaska, que paga a los residentes del estado unos pocos miles de dólares
Alaska, que paga a las residentes del estado unos pocos miles de dólares
cada año, un porcentaje de los beneficios que Alaska obtiene de la venta
de petróleo. Definitivamente, parece factible implementar estas tres
aplicaciones; lo que permitiría que las ciudades no solo jueguen un
papel en la regulación de la economía bajo demanda, sino que pudieran
ser activas a la hora de darle forma.
Plataformas propiedad de los "produsers"
Utilizo el término produser, que no es un error tipográfico, sino un
acrónimo de usuario y productor.[76] Las plataformas que son propiedad
de los produsers son una respuesta a las plataformas monopolistas como
Facebook y Google, que atraen a los usuarios con la promesa del
"servicio gratuito", mientras que monetarizan su contenido y sus datos.
¿Y si fuéramos dueños de nuestra propia versión de Facebook, Spotify, o
Netflix? ¿Y si los fotógrafos de Shutterstock.com poseyeran la
plataforma donde se venden sus fotos?
Sitios como Member’s Media, Stocksy y Resonate son un paso en la
dirección que permite responder a esta pregunta. Ofrecen a los produsers
la oportunidad de ser copropietarios del sitio a través del cual se
están distribuyendo sus obras de arte. Las plataformas de propiedad
produser permiten a los artistas forjarse una carrera por medio de la
copropiedad de las plataformas en las que están vendiendo su trabajo.
Resonate, con sede en Berlín[77], es un sistema cooperativo de streaming
de música propiedad de las personas que lo utilizan. En Resonate, los
usuarios reproducen una canción hasta que la poseen. La primera vez que
reproducen una canción, cuesta 0,002 centavos de dólar, la segunda vez,
0,004 centavos de dólar y en la cuarta o quinta reproducción se conectan
a ella y, finalmente, la tienen.
Stocksy[78] es una cooperativa de archivo fotográfico propiedad de
artistas. La cooperativa se basa en la idea de la distribución de
beneficios y copropiedad con los artistas que contribuyen con fotos al
sitio. Los artistas pueden solicitar el ingreso como miembros y cuando
son aceptados licencian imágenes y reciben el 50% de comisión sobre las
ventas, así como el reparto de beneficios al final del año. El objetivo
de la cooperativa es la creación de carreras profesionales viables para
sus miembros. En 2014, sus ingresos habían llegado a 3,7 millones de
dólares y desde su fundación han pagado varios millones de dólares de
superávit a sus artistas.
Member’s Media[79] es una plataforma de medios de propiedad cooperativa
que se dedica a los productores y aficionados al cine de ficción
independiente. Las personas que lo utilizan y producen en este sitio
-sus produsers- poseen la mayoría de la plataforma junto con los
fundadores y los inversores originales.
Plataformas de trabajo respaldadas por sindicatos
Hay varios ejemplos, de Denver a Newark, en que los taxistas y los
sindicatos han comenzado a trabajar juntos, construir aplicaciones y
organizar el sector del taxi. Y si las empresas fueran inteligentes,
darían la bienvenida a los sindicatos, ya que varios estudios muestran
que los trabajadores sindicados representan una mejor tasa de
permanencia y, por lo menos, la misma productividad.[80]
En Newark, New Jersey, Trans Unión Care comenzó como un servicio de taxi
sin ánimo de lucro con conductores que formaban parte de la United
Transportation Alliance de New Jersey y afiliados del sindicato de
comunicaciones CWA Local 1039 (de New Jersey). Los conductores se
benefician de muchas protecciones del sindicato, como una cooperativa de
ahorro y crédito, cobertura sanitaria a inmigrantes y pensiones. La
compañía tiene previsto extenderse a Atlantic City, Elizabeth (New
Jersey) y Hoboken.
Ya en 2007, los taxistas se unieron a los trabajadores de Communications
Workers of America local 7777 (de Denver, Colorado) y dos años más tarde
se las arreglaron para dar inicio a Union taxi, la primera cooperativa
propiedad de los conductores en Denver. También reciben apoyo de la
organización 1worker1vote.org, que apoya a las cooperativas
sindicalizadas ayudándoles a encontrar la manera de negociar los
salarios, planes de beneficios y programas de formación. Los costes de
capital iniciales, a menudo un gran reto para las cooperativas, aquí son
menos problemáticos porque los conductores ya son dueños del equipo.
La California App-Based Drivers Association (CADA)[81] es una
organización sin ánimo de lucro que unifica a los conductores de Uber,
Lyft, Sidecar y otras compañías basadas en aplicaciones. Los conductores
de la CADA no son empleados y por lo tanto no pueden ser miembros de
pleno derecho del sindicato. Sin embargo, el Teamsters Local 986 de
California puede ejercer presión para conseguir una regulación favorable
a los conductores. Se aseguran de que los conductores que trabajan para
empresas como Lyft y Uber hablen con una sola voz.
Las cooperativas desde dentro
Otra atractiva propuesta, aunque imaginaria, es la idea de las