Unverified Commit 01957068 authored by fauno's avatar fauno Committed by fauno

un poco más

parent 948a9bfc
......@@ -36,7 +36,19 @@ world—a silicon mentality of sorts—has emerged in its wake. The old
language has been rendered useless; our pre-Internet vocabulary, we are
told, needs an upgrade.
Afortunadamente silicon Valley, esa fuente que no se seca de conceptos de pacotilla y paradigmas dudosos --de wiki-todo a i-algo, de e-nada a cualquier-cosa-abierta-- esta lista para ayudar. Como un buen cura, está siempre disponible para consolarnos con la promesa de un futuro mejor, un plan más brillante, un vocabulario más pulcro. Esto no niega que muchos de los últimos dispositivos y _apps_ no son fantásticos. Pero fijarse solo en la innovación tecnológica significa perderse de las formas más sutiles --y con más consecuencias-- en las que un grupito de tecnoemprendedores ha asaltado nuestro lenguaje y con él, nuestra razón. En la última decada, Silicon Valley ha disparado su propia ola de innovación lingüística, una ola tan masiva que al romper ha hecho emerger una nueva forma de analizar y describir el mundo --una suerte de mentalidad de silicona. El viejo lenguaje se ha vuelto inútil; nuestro vocabulario pre-Internet, nos dicen, necesita una actualización.
Afortunadamente _Sillicon Valley_, esa fuente que no se seca de conceptos de
pacotilla y paradigmas dudosos --de wiki-todo a i-algo, de e-nada a
cualquier-cosa-abierta-- esta lista para ayudar. Como un buen cura, está
siempre disponible para consolarnos con la promesa de un futuro mejor, un plan
más brillante, un vocabulario más pulcro. Esto no niega que muchos de los
últimos dispositivos y _apps_ no son fantásticos. Pero fijarse solo en la
innovación tecnológica significa perderse de las formas más sutiles --y con más
consecuencias-- en las que un grupito de tecnoemprendedores ha asaltado nuestro
lenguaje y con él, nuestra razón. En la última decada, Silicon Valley ha
disparado su propia ola de innovación lingüística, una ola tan masiva que al
romper ha hecho emerger una nueva forma de analizar y describir el mundo --una
suerte de mentalidad de silicona. El viejo lenguaje se ha vuelto inútil;
nuestro vocabulario pre-Internet, nos dicen, necesita una actualización.
Silicon Valley has always had a thing for priests; Steve Jobs was the
cranky pope it deserved. Today, having mastered the art of four-hour
......@@ -47,7 +59,15 @@ eventually be robbed of a meaningful language to discuss technology was
entirely predictable. That the conceptual imperialism of Silicon Valley
would also pollute the rest of our vocabulary wasn’t.
Silicon Valley siempre ha tenido algo por los curas. Steve Jobs fue el irritable Papa que necesitaba. Hoy en día, habiendo dominado el arte de la semana laboral de cuatro horas y los almuerzos sin gluten en cafeterías al aire libre, nuestros ministros digitales están empezando a predicar sobre asuntos que sobrepasan el mundo de los drones, las impresoras 3D y los cepillos de dientes inteligentes. Que eventualmente fueramos robadas de un lenguaje con significado para discutir sobre tecnología era predecible. Que el imperialismo conceptual de Silicon Valley terminaría contaminando el resto de nuestro vocabulario no lo era.
Silicon Valley siempre ha tenido algo por los curas. Steve Jobs fue el
irritable Papa que necesitaba. Hoy en día, habiendo dominado el arte de la
semana laboral de cuatro horas y los almuerzos sin gluten en cafeterías al aire
libre, nuestros ministros digitales están empezando a predicar sobre asuntos
que sobrepasan el mundo de los drones, las impresoras 3D y los cepillos de
dientes inteligentes. Que eventualmente fueramos robadas de un lenguaje con
significado para discutir sobre tecnología era predecible. Que el imperialismo
conceptual de Silicon Valley terminaría contaminando el resto de nuestro
vocabulario no lo era.
The enduring emptiness of our technology debates has one main cause, and
his name is Tim O’Reilly. The founder and CEO of O’Reilly Media, a
......@@ -65,7 +85,21 @@ Republican strategist who rebranded “global warming” as “climate change”
and turned “estate tax” into “death tax,” Silicon Valley has found its
own Frank Luntz in Tim O’Reilly.
La duradera vacuidad de nuestros debates sobre la tecnología tiene una causa principal y su nombre es Tim O'Reilly. Fundador y CEO de O'Reilly Media, editor aparentemente omnipotente de libros de tecnología y organizador incansable de conferencias de moda, O'Reilly es uno de los pensadores más influyentes de Silicon Valley. Areas enteras del pensamiento --desde la informatica a la teoria de administracion y la administracion publica-- ya se han rendido a su palabrademodafilia[^buzzwordophilia], pero O'Reilly sigue avanzando. Durante los ultimos quince años nos ha entregado gemas de la precision analitica como "open source" \[codigo abierto\], "web 2.0", "gobierno como plataforma" y "arquitectura de participacion". O'Reilly no solo acuña sus expresiones favoritas, las promueve con celo religioso y envidiable perseverancia. Mientras Washington se vanagloria de tener a Frank Luntz, el estrategista republicano que cambio "calentamiento global" por "cambio climatico" y convirtio "impuesto a la propiedad" por "impuesto de muerte", Silicon Valley ha encontrado su propio Frank Luntz en Tim O'Reilly.
La duradera vacuidad de nuestros debates sobre la tecnología tiene una causa
principal y su nombre es Tim O'Reilly. Fundador y CEO de O'Reilly Media,
editor aparentemente omnipotente de libros de tecnología y organizador
incansable de conferencias de moda, O'Reilly es uno de los pensadores más
influyentes de Silicon Valley. Areas enteras del pensamiento --desde la
informatica a la teoria de administracion y la administracion publica-- ya se
han rendido a su palabrademodafilia[^buzzwordophilia], pero O'Reilly sigue
avanzando. Durante los ultimos quince años nos ha entregado gemas de la
precision analitica como "open source" \[codigo abierto\], "web 2.0", "gobierno
como plataforma" y "arquitectura de participacion". O'Reilly no solo acuña sus
expresiones favoritas, las promueve con celo religioso y envidiable
perseverancia. Mientras Washington se vanagloria de tener a Frank Luntz, el
estrategista republicano que cambio "calentamiento global" por "cambio
climatico" y convirtio "impuesto a la propiedad" por "impuesto de muerte",
Silicon Valley ha encontrado su propio Frank Luntz en Tim O'Reilly.
[^buzzwordophilia]: _Buzzwordophilia_ en el original (Nota de la traduccion.)
......@@ -90,7 +124,17 @@ celebrates in his public advocacy—through a[venture
fund](http://oatv.com/), which, like most things O’Reilly, also bears
his name.
Trazar las huellas intelectuales de O'Reilly no es una tarea facil, en parte porque es muy vasta. A traves de sus libros, blogs y conferencias ha amamantado a una generacion entera de pensadores sobre la tecnologia, desde Clay Shirky a Cory Doctorow. Es un bloguero muy prolifico y un usuario compulsivo de Twitter con mas de 1,6 millones de seguidores y tiene gusto por escribir ensayos sobre el cambio tecnologico. Su ensayo sobre la "web 2.0" elucido una filosofia basica sobre Internet de una forma accesible tanto a academicos como a capitalistas de riesgo y cuenta mas de seis mil referencias en _Google Scholar. Nada mal para un autor no academico. Tambien invierte en _startups_ --las mismas que celebra en su actividad publica-- a traves de un fondo de riesgo que, como todas las cosas de O'Reilly, lleva su propio nombre.
Trazar las huellas intelectuales de O'Reilly no es una tarea facil, en parte
porque es muy vasta. A traves de sus libros, blogs y conferencias ha
amamantado a una generacion entera de pensadores sobre la tecnologia, desde
Clay Shirky a Cory Doctorow. Es un bloguero muy prolifico y un usuario
compulsivo de Twitter con mas de 1,6 millones de seguidores y tiene gusto por
escribir ensayos sobre el cambio tecnologico. Su ensayo sobre la "web 2.0"
elucido una filosofia basica sobre Internet de una forma accesible tanto a
academicos como a capitalistas de riesgo y cuenta mas de seis mil referencias
en _Google Scholar. Nada mal para un autor no academico. Tambien invierte en
_startups_ --las mismas que celebra en su actividad publica-- a traves de un
fondo de riesgo que, como todas las cosas de O'Reilly, lleva su propio nombre.
A stylish and smooth-talking self-promoter with a philosophical take on
everything, O’Reilly is the Bernard-Henri Lévy of Route 101, the
......@@ -120,7 +164,23 @@ the science fiction writer Frank Herbert, the author of the *Dune*
series, in which he waxes lyrical about Martin Heidegger and Karl
Jaspers.
Como estilizado y suave auto-promotor con una vision filosofica sobre todo, O'Reilly es el Bernard-Henri Levy de la Ruta 101 y el filosofo de la corte favorito de las elites de TED. Su impresionante estatura intelectual en el Valley probablemente pueda ser atribuida al simple hecho de que esta mejor leido que el tecnoemprendedor promedio. Sus constantes referencias a los educados hombres del pasado --desde Arquiloco, el fabulista griego a Ezra Pound-- lo hacen resaltar sobre todos esos desertores universitarios de Silicon Valley que no distinguen a Plotino de Plinio. Una vez recibio una beca del _National Endowment for the Arts_ para traducir fabulas griegas --"Socrates es [una de] mis compañias constantes"-- y tiene el aire de un hombre listo para pelearse con las Grandes Preguntas del Universo (su titulo de Harvard en los clasicos le viene muy bien.) Aunque haya dicho en _Wired_ que "no me importa una mierda que las novelas literarias desaparezcan" porque "son un interes elitista", O'Reilly rapidamente reconoce que las novelas han formado profundamente su vida. Incluso en 1981 el joven O'Reilly escribia una respetable biografia del escritor de ciencia ficcion Frank Herbert, autor de la serie _Dune_, en la que habla de Martin Heidegger y Karl Jaspers.
Como estilizado y suave auto-promotor con una vision filosofica sobre todo,
O'Reilly es el Bernard-Henri Levy de la Ruta 101 y el filosofo de la corte
favorito de las elites de TED. Su impresionante estatura intelectual en el
Valley probablemente pueda ser atribuida al simple hecho de que esta mejor
leido que el tecnoemprendedor promedio. Sus constantes referencias a los
educados hombres del pasado --desde Arquiloco, el fabulista griego a Ezra
Pound-- lo hacen resaltar sobre todos esos desertores universitarios de Silicon
Valley que no distinguen a Plotino de Plinio. Una vez recibio una beca del
_National Endowment for the Arts_ para traducir fabulas griegas --"Socrates es
[una de] mis compañias constantes"-- y tiene el aire de un hombre listo para
pelearse con las Grandes Preguntas del Universo (su titulo de Harvard en los
clasicos le viene muy bien.) Aunque haya dicho en _Wired_ que "no me importa
una mierda que las novelas literarias desaparezcan" porque "son un interes
elitista", O'Reilly rapidamente reconoce que las novelas han formado
profundamente su vida. Incluso en 1981 el joven O'Reilly escribia una
respetable biografia del escritor de ciencia ficcion Frank Herbert, autor de la
serie _Dune_, en la que habla de Martin Heidegger y Karl Jaspers.
Alas, O’Reilly and the dead Germans parted ways long ago. These days,
he’s busy changing the world; any list of unelected technocrats who are
......@@ -137,13 +197,27 @@ also active in discussions about the [future of health
care](http://oreilly.com/tim/healthcare/), having strong views on what
“health 2.0” should be like.
No obstante O'Reilly y los alemanes muertos se han separado hace ya tiempo. En estos días está ocupado cambiando el mundo. Cualquier lista de tecnócratas inelectos que estén dándole forma al futuro de la política norteamericana debería tener su nombre en el primer lugar. Con una presencia a la Zelig en ambos lados del Atlántico, O'Reilly se codea con oficiales gubernamentales de Washington y Londres, dándoles consejo sobre la Próxima Gran Cosa. [El pensamiento de O'Reilly sobre el "Gobierno 2.0"](http://oreilly.com/tim/gov2/) ha influenciado a muchos burócratas de la administración Obama, particularmente aquellos cuya tarea es la promoción del ideal amorfo del "gobierno abierto", algo no tan fácil de hacer dentro de un gobierno inclinado a judicializar a soplonas y enviar _dones_ hacia "no-te-podemos-decir-exactamente-dónde". O'Reilly también está activo en discusiones sobre el [futuro de la salud](http://oreilly.com/tim/healthcare/), con fuertes visiones sobre cómo debería ser la "Salud 2.0".
No obstante O'Reilly y los alemanes muertos se han separado hace ya tiempo. En
estos días está ocupado cambiando el mundo. Cualquier lista de tecnócratas
inelectos que estén dándole forma al futuro de la política norteamericana
debería tener su nombre en el primer lugar. Con una presencia a la Zelig en
ambos lados del Atlántico, O'Reilly se codea con oficiales gubernamentales de
Washington y Londres, dándoles consejo sobre la Próxima Gran Cosa. [El
pensamiento de O'Reilly sobre el "Gobierno 2.0"](http://oreilly.com/tim/gov2/)
ha influenciado a muchos burócratas de la administración Obama, particularmente
aquellos cuya tarea es la promoción del ideal amorfo del "gobierno abierto",
algo no tan fácil de hacer dentro de un gobierno inclinado a judicializar a
soplonas y enviar _dones_ hacia "no-te-podemos-decir-exactamente-dónde".
O'Reilly también está activo en discusiones sobre el [futuro de la
salud](http://oreilly.com/tim/healthcare/), con fuertes visiones sobre cómo
debería ser la "Salud 2.0".
> A stylish and smooth-talking self-promoter, Tim O’Reilly is the
> Bernard-Henri Lévy of Route 101, the favorite court philosopher of the
> TED elites.
> Como auto-promotor con estilo y labia, Tim O'Reilly es el Bernard-Henri Lévy de _Route 101_, el filósofo de la corte favorito de las élites TED.
> Como auto-promotor con estilo y labia, Tim O'Reilly es el Bernard-Henri Lévy
> de _Route 101_, el filósofo de la corte favorito de las élites TED.
None of this is necessarily bad. On first impression, O’Reilly seems
like a much-needed voice of reason—even of civic spirit—in the shallow
......@@ -172,7 +246,26 @@ is all about. [Its website even boasts](http://oreilly.com/) of its
“long history of advocacy, meme-making, and evangelism.” Who says that
spiritual gurus can’t have their own venture funds?
Nada de esto es necesariamente malo. A primera vista, O'Reilly parece ser una muy necesaria voz de la razón --incluso de espíritu cívico-- en el paraíso-gueto superficial e implacable que es _Sillicon Valley_. Comparado a expertos de la tecnología ultra-libertarian como Peter Thiel y Kevin Kelly, O'Reilly podría pasar por un liberal de corazón. Incluso ha apoyado públicamente a Obama y apoyado muchas de sus reformas clave. Ha llamado a las programadoras jóvenes --las remeras de la galera _Sillicon Valley_-- a trabajar en "cosas que importen", aunque preferentemente en el sector privado. Ha escrito favorablemente sobre el trabajo de oficiales locales poco conocidos que están transformando las ciudades estadounidenses. O'Reilly alguna vez dijo que la visión de su compañía es "cambiar el mundo mediante la difusión del conocimiento de los innovadores" mientras que en su credo personal se trata de "crear más valor del que capturas". (Y ciertamente ha capturado un montón: su imperio editorial, otrora dedicado al humilde negocio de los manuales técnicos, ahora vale unos $ 100 millones de dólares.) Ayudar a personas con ideas similares encontrarse entre sí, afilar su mensaje, formar un movimiento social y cambiar el mundo: esto es de lo que se trata el imperio de O'Reilly. Su sitio web incluso alardea de su "larga historia de militancia, creación de memes y evangelismo". ¿Quién dice que los gurúes espirituales no pueden tener su propio capital de riesgo?
Nada de esto es necesariamente malo. A primera vista, O'Reilly parece ser una
muy necesaria voz de la razón --incluso de espíritu cívico-- en el
paraíso-gueto superficial e implacable que es _Sillicon Valley_. Comparado a
expertos de la tecnología ultra-libertarian como Peter Thiel y Kevin Kelly,
O'Reilly podría pasar por un progresista de corazón. Incluso ha apoyado
públicamente a Obama y apoyado muchas de sus reformas clave. Ha llamado a las
programadoras jóvenes --las remeras de la galera _Sillicon Valley_-- a trabajar
en "cosas que importen", aunque preferentemente en el sector privado. Ha
escrito favorablemente sobre el trabajo de oficiales locales poco conocidos que
están transformando las ciudades estadounidenses. O'Reilly alguna vez dijo que
la visión de su compañía es "cambiar el mundo mediante la difusión del
conocimiento de los innovadores" mientras que en su credo personal se trata de
"crear más valor del que capturas". (Y ciertamente ha capturado un montón: su
imperio editorial, otrora dedicado al humilde negocio de los manuales técnicos,
ahora vale unos $ 100 millones de dólares.) Ayudar a personas con ideas
similares encontrarse entre sí, afilar su mensaje, formar un movimiento social
y cambiar el mundo: esto es de lo que se trata el imperio de O'Reilly. Su
sitio web incluso alardea de su "larga historia de militancia, creación de
memes y evangelismo". ¿Quién dice que los gurúes espirituales no pueden tener
su propio capital de riesgo?
O’Reilly’s personal journey was not atypical for Silicon Valley. In a
......@@ -195,7 +288,20 @@ questions of freedom primarily through the lens of economic competition,
to focus on the producer and the entrepreneur at the expense of everyone
else, shaped O’Reilly’s thinking about technology.
La trayectoria personal de O'Reilly no fue atípica para _Sillicon Valley_. En un ensayo del 2004 sobre sus libros favoritos (publicado en _Tim O'Reilly para principiantes_), confesaba que de joven tenía "esperanzas de escribir libros profundos que cambiarían el mundo". O'Reilly
La trayectoria personal de O'Reilly no fue atípica para _Sillicon Valley_. En
un ensayo del 2004 sobre sus libros favoritos (publicado en _Tim O'Reilly para
principiantes_), confesaba que de joven tenía "esperanzas de escribir libros
profundos que cambiarían el mundo". O'Reilly agrega que gracias a un libro de
ciencia ficción documentando las luchas de una joven contra una plutocracia
corporativa (Rissa Kerguelen de F. M. Busby) abandonó esos sueños tempranos de
escritura revolucionaria para entrar en el "negocio fundamentalmente trivial de
la escritura técnica". El libro mostraba el emprendedorismo como una "fuerza
subversiva", que convenció a O'Reilly que "en un mundo dominado por las grandes
compañías, son las pequeñas las que mantienen viva la libertad, donde la
economía es al menos uno de los campos de batalla". Esta tendencia a ver los
problemas de la libertad a través de la lente de la competencia económica,
poniendo el foco en el productor y el emprendedor a expensas de todas las
demás, configura el pensamiento de O'Reilly sobre la tecnología.
[![b22\_fisher1\_joe2.0\_308](The%20Meme%20Hustler%20-%20The%20Baffler_files/b22_fisher1_joe2.png)](http://www.marksfisher.com/)However,
it’s not his politics that makes O’Reilly the most dangerous man in
......@@ -225,6 +331,31 @@ government, and market fundamentalism that we associate with Randian
characters. For Silicon Valley and its idols, innovation is the new
selfishness.
Sin embargo, no es la política lo que vuelve a O'Reilly el hombre más peligroso
de todo _Sillicon Valley_, quesiendo un enclave del pensamiento randiano,
rebosa de casos más locos. La maestría de O'Reilly para las relaciones
públicas, por otro lado, no tiene rival y avergonzaría a muchos de los _spin
doctors_ más importantes de Washington. Nadie ha hecho más por volver los
debates más importantes sobre la tecnología --debates que solían ser sobre
derechos, ética y política-- en celebraciones kumbaya sobre el espíritu
emprendedorista, mientras que el lenguaje económico se convertía en la única
forma razonable de hablar sobre el tema. Como descubrió O'Reilly hace mucho
tiempo, el dinero está en las epistemes. Los tonos randianos del pensamiento
de O'Reilly son difíciles de evitar, aun cuando ostente sus credenciales
progresistas. "Existe una forma en que la esencia de la marca O'Reilly es en
última instancia una historia sobre la hacker como una heroína, la chica que
está jugando con tecnología porque le encanta, pero que un día cae en una
situación donde es llamada a salir y cambiar el mundo", escribía en 2012. Pero
no solo se trata de la hacker como una heroína que O'Reilly no se cansa de
celebrar. Su verdadera heroína es la hacker-devenida-emprendedora, alguien que
supera los innumerables obstáculos erigidos por corporaciones gigantes y
burócratas perezosos, para cumpir con el Sueño Americano 2.0: empezar una
compañía, desbaratar una industria, acuñar una _buzzword_. Escondido detrás de
toda este desbaratamiento de brillantina está el mismo viejo pregón
individualista, gobierno mínimo y fundamentalismo de mercado que asociamos con
los personajes randianos. Para _Sillicon Valley_ y sus ídolos, la innovación
es el nuevo egoísmo.
<span class="dropcap">O</span>’Reilly got his start in business in 1978
when he launched a consulting firm that specialized in technical
writing. Six years later, it began retaining rights to some of the
......@@ -237,6 +368,17 @@ Internet portal to feature paid banner advertising (“[the first
commercial website](http://oreilly.com/gnn/)” as O’Reilly describes it
today)—to AOL.
O'Reilly se inició en el negocio en el '78 al lanzar una consultora que se
especializaba en escritura técnica. Seis años después, empezó a retener los
derechos de algunos de los manuales que estaba produciendo para sus clientes
individuales y gradualmente se abrió camino hacia la edición _mainstream_.
Para mediados de los '90, O'Reilly había alcanzado un éxito moderado en
_Sillicon Valley_. Le iba bien, habiendo encontrado un _best-seller_ en _The
Whole Internet User's Guide and Catalog_ [La guía completa del usuario de
Internet y catálogo] y vendido el _Global Network Navigator_ --posiblemente el
primer portal de Internet con publicidad paga ("el primer sitio web comercial"
como lo describe O'Reilly)-- a AOL.
It was the growing popularity of “open source software” that turned
O’Reilly into a national (and, at least in geek circles, international)
figure. “Open source software” was also the first major rebranding
......@@ -246,6 +388,15 @@ concept, penning provocative essays to refine it, producing a host of
books and events to popularize it, and cultivating a network of thinkers
to proselytize it.
Fue la popularidad creciente del "software de código abierto" lo que lo
convirtió en una figura nacional (y al menos en los círculos _geek_, también
internacional). El "software de código abierto" fue también el primer gran
ejercicio de cambio de marca llevado a cabo por el Equipo O'Reilly. Es donde
puso a prueba todas sus intervenciones discursivas que son su marca: alojando
un encuentro para definir el concepto, escribiendo ensayos provocativos para
refinarlo, produciendo libros y eventos para popularizarlo y cultivando una red
de pensadores para hacerle proselitismo.
[![b22\_fisher2\_internetgod\_308](The%20Meme%20Hustler%20-%20The%20Baffler_files/b22_fisher2_internetgod_308.png)](http://www.marksfisher.com/)Software
that ensured the aforementioned four rights was dubbed “free software.”
It was “free” thanks to its association with “freedom” rather than “free
......@@ -269,6 +420,28 @@ version (if there was one) to the public—but even this seemed
revolutionary compared to what one could do with most proprietary
software sold at the time.
El software que aseguraba los cuatro derechos antes mencionados se llamaba
"software libre". Era "libre" por su asociación a la "libertad" antes que a la
"cerveza libre". No había una oposición teórica a cobrar dinero por construir
o mantener ese software. Para proveer cobertura legal, Stallman inventó una
licencia muy ingeniosa que usaba las leyes de _copyright_ para suspender sus
provisiones más draconianas --un truco legal que es conocido como _copyleft_.
La GPL (acrónimo de "General Public License" [Licencia Pública General]) se ha
convertido en la más famosa y utilizada de estas licencias _copyleft_. Es
fácil olvidarse esto hoy en día, pero no había algo conocido como software de
código abierto antes de 1998. La coherencia contemporánea aparente del
concepto es producto de la manipulación astuta y el _marketing_. El software
de código abierto nació de la escisión ideológica entre dos grupos que, al
menos antes de 1998, habían estado tradicionalmente juntos. En una esquina
estaba el grupo de _geeks_ apasionadas y con principios lideradas por Richard
Stallman de la _Free Software Foundation_, preocupadas por asegurar que las
usuarias tengan derechos con respecto a sus programas de computadoras. Esos
derechos no eran muchos --las usuarias deben ser capaces de usar el programa
con cualquier propósito, estudiarlo, re-distribuir copias y publicar sus
propias versiones modificadas si las hubiese-- pero aun esto parecía
revolucionario en comparación a lo que se podía hacer con el software privativo
de ese momento.
From its very beginning in the early 1980s, Stallman’s movement aimed to
produce a free software alternative to proprietary operating systems
like Unix and Microsoft Windows and proprietary software like Microsoft
......@@ -280,6 +453,15 @@ he put it in his 1998 essay “Why ‘Free Software’ is Better Than ‘Open
Source,’” was to ask “people to think about things they might rather
ignore.”
Desde sus mismos comienzos en los '80, el movimiento de Stallman apuntaba a
producir alternativas de software libre a sistemas operativos privativos como
Unix y Microsoft Windows así como software privativo como Microsoft Office. El
software de Stallman podría no haber sido el mejor, pero algún sacrificio en la
eficiencia técnica era un precio digno de pagar por la emancipación. Alguna
incomodidad era incluso deseable, porque el objetivo de Stallman, como decía en
su ensayo de 1998 "Por qué el software libre es mejor que el código abierto",
era pedir que "la gente piense sobre cosas que de otra forma ignoraría".
> As O’Reilly discovered a long time ago, memes are for losers; the real
> money is in epistemes.
......@@ -293,26 +475,56 @@ keep shut. Had his efforts succeeded, we might already be living in a
world where the intricacies of software used for high-frequency trading
or biometric identification presented no major mysteries.
Stallman is highly idiosyncratic, to put it mildly, and there are many
geeks who don’t share his agenda. Plenty of developers contributed to
“free software” projects for reasons that had nothing to do with
politics. Some, like Linus Torvalds, the Finnish creator of the
much-celebrated Linux operating system, did so for fun; some because
they wanted to build more convenient software; some because they wanted
to learn new and much-demanded skills.
Once the corporate world began expressing interest in free software,
many nonpolitical geeks sensed a lucrative business opportunity. As
technology entrepreneur [Michael Tiemann put it in
Lo que apuntalaba el proyecto de Stallman era una crítica profunda al rol de
las regulaciones de patentes que se habían convertido en retenes para la
innovación y la creatividad. Tal vez sin darse cuenta, Stallman argumentaba
prescientemente sobre por qué el código, y más ampliamente la infraestructura
tecnológica, debía estar sometido al escrutinio público. Buscaba abrir las
cajas negras tecnológicas que las corporaciones conspiraban por mantener
cerradas. Si sus esfuerzos hubieran sido exitosos, podríamos estar viviendo en
un mundo donde las complejidades del software utilizado en la bolsa o la
identificación biométrica no presentaran mayores misterios.
Stallman is highly idiosyncratic, to put it mildly, and there are many geeks
who don’t share his agenda. Plenty of developers contributed to “free software”
projects for reasons that had nothing to do with politics. Some, like Linus
Torvalds, the Finnish creator of the much-celebrated Linux operating system,
did so for fun; some because they wanted to build more convenient software;
some because they wanted to learn new and much-demanded skills.
Stallman es bastante idiosincrático, para decirlo levemente, y muchas geeks no
comparten su agenda. Muchas desarrolladoras contribuyen a proyectos de
software libre por razones que no tienen nada que ver con la política.
Algunas, como Linus Torvalds, el creador finlandés del celebrado sistema
operativo Linux, lo hacían por diversión. Otras porque querían construir
software más conveniente. Y otras porque querían aprender habilidades nuevas y
en demanda.
Once the corporate world began expressing interest in free software, many
nonpolitical geeks sensed a lucrative business opportunity. As technology
entrepreneur [Michael Tiemann put it in
1999](http://oreilly.com/openbook/opensources/book/tiemans.html), while
Stallman’s manifesto “read like a socialist polemic . . . I saw
something different. I saw a business plan in disguise.” Stallman’s
rights-talk, however, risked alienating the corporate types. Stallman
didn’t care about offending the suits, as his goal was to convince
ordinary users to choose free software on ethical grounds, not to sell
it to business types as a cheaper or more efficient alternative to
proprietary software. After all, he was trying to launch a radical
social movement, not a complacent business association.
Stallman’s manifesto “read like a socialist polemic . . . I saw something
different. I saw a business plan in disguise.” Stallman’s rights-talk,
however, risked alienating the corporate types. Stallman didn’t care about
offending the suits, as his goal was to convince ordinary users to choose
free software on ethical grounds, not to sell it to business types as a
cheaper or more efficient alternative to proprietary software. After all,
he was trying to launch a radical social movement, not a complacent
business association.
Una vez que el mundo corporativo empezó a expresar interés por el software
libre, muchas geeks no políticas presintieron una oportunidad de negocios
lucrativa. Como decía el emprendedor tecnológico Michael Tiemann en 1999,
mientras que el manifiesto de Stallman "se leía como una polémica socialista...
vi algo diferente. Vi un plan de negocios disfrazado." La militancia por los
derechos que hacía Stallman, sin embargo, ponía en riesgo el interés de la
gente corporativa. A Stallman no le importaba ofender a la gente de traje,
porque su objetivo era convencer a las usuarias ordinarias para que elijan el
software libre por motivos éticos y no venderlo a los negociantes como una
alternativa más barata o eficiente al software privativo. Después de todo,
estaba intentando lanzar un movimiento social radical, no una asociación de
negocios complaciente.
By early 1998 several business-minded members of the free software
community were ready to split from Stallman, so they masterminded a
......@@ -327,6 +539,21 @@ summit](http://oreilly.com/oreilly/press/freeware.html), where a number
of handpicked loyalists—Silicon democracy in action!—voted for “open
source” as their preferred label. Stallman was not invited.
Para principios del '98 varios miembros de la comunidad del software libre con
mente de negocios estaban listos para separarse de Stallman, por lo que
planearon un golpe, formando su propio espacio de activismo --la _Open Source
Iniciative_ [Iniciativa por el Código Abierto]--, trayendo a O'Reilly para
ayudarles en el cambio de marca. El tiempo era el correcto. _Netscape_
acababa de rendirse ante Microsoft en las guerras entre navegadores y había
prometido que las próximas versiones de _Netscape Communicator_[^?] serían
gratuitas, a la vez que su código estaría disponible públicamente. Algunos
meses después, O'Reilly organizaba un muy publicitado encuentro, donde algunos
de los lealistas escogidos --¡democracia de silicona en acción!-- votaron por
_open source_ [código abierto] como la marca preferida. Stallman no estuvo
invitado.
[^?]: No es netscape navigator?
The label “open source” may have been new, but the ideas behind it had
been in the air for some time. In 1997, even before the coup, Eric
Raymond—a close associate of O’Reilly, a passionate libertarian, and the
......@@ -339,6 +566,17 @@ Emphasizing its highly distributed nature, Raymond captured the essence
of open source software in a big-paradigm kind of way that could
spellbind McKinsey consultants and leftist academics alike.
La marca _open source_ puede haber sido nueva, pero las ideas detrás de ella
habían circulado antes. En 1997, aun antes del golpe, Eric Raymond --un
asociado cercano de O'Reilly, _libertarian_ apasionado y fundador del grupo con
nombre auto-explicativo _Geeks with Guns_ [Geeks con armas]-- daba una charla
muy intelectual llamada _La catedral y el bazar_, que preveía la emergencia una
forma nueva y radicalmente colaborativa de producir software. (En 1999,
O'Reilly lo convirtió en un exitoso libro.) Poniendo énfasis en su naturaleza
altamente distribuida, Raymond capturó la esencia del software de código
abierto en forma de un gran paradigma que podía atraer tanto a consultores de
McKinsey como a académicas de izquierda.
[![b22\_fisher3\_bssurvayer\_308](The%20Meme%20Hustler%20-%20The%20Baffler_files/b22_fisher3_bssurvayer_308.png)](http://www.marksfisher.com/)Even
before the coup, O’Reilly occupied an ambiguous—and commercially
pivotal—place in the free software community. On the one hand, he
......@@ -358,6 +596,26 @@ worry—and for good reason, as it turned out—that the tech industry was
about to collapse.In those early days, the messaging around open source
occasionally bordered on propaganda. [As Raymond himself put it in
1999](http://oreilly.com/openbook/opensources/book/raymond2.html), “what
Aun antes del golpe, O'Reilly ocupaba un lugar ambiguo y comercialmente
esencial en la comunidad del software libre. Por un lado, publicaba manuales
que ayudaban a entrenar a las nuevas conversas a la causa. Por otro, esos
manuales eran caros. También eran de excelente calidad, lo que, como se
quejaba Stallman, desalentaban a la comunidad de producir alternativas más
baratas. En última instancia, sin embargo, el desacuerdo entre Stallman y
O'Reilly --siendo que este último se convertiría muy pronto en el animador más
visible del paradigma del código abierto-- probablemente haya tenido que ver
con sus muy diferentes roles y aspiraciones. Stallman como reformista social
podía esperar décadas hasta que sus argumentos éticos en favor del software
libre prevaliesen en el debate público. O'Reilly el hombre de negocios
inteligente tenía un tiempo más corto: la adopción rápida del software de
código abierto por la comunidad empresarial garantizada una demanda estable por
los libros y eventosde O'Reilly, especialmente en un momento donde algunos
analistas empezaban a preocuparse --y con buenas razones, como resultaría más
tarde-- porque la industria tecnológica esté al borde del colapso. En aquellos
días, la mensajería acerca del código abierto bordeaba ocasionalmente con la
propaganda. Como decía Raymond en 1999
we needed to mount was in effect a *marketing campaign*,” one that
“would require marketing techniques (spin, image-building, and
re-branding) to make it work.” This budding movement prided itself on
......@@ -377,6 +635,13 @@ later](http://news.cnet.com/8301-13505_3-10264471-16.html). While free
software was meant to force developers to lose sleep over ethical
dilemmas, open source software was meant to end their insomnia.
"lo que necesitábamos montar era efectivamente una campaña de marketing" que
"requeriría poner en juego técnicas de marketing (_spin_, construcción de
imagen y cambio de marca) para funcionar". Este movimiento en ciernes se
enorgullecía en no querer hablar sobre los objetivos que perseguía. A
excepción de la mejora en la eficiencia y la reducción de costos, todo lo demás
estaba bastante indefinido.
The coup succeeded. Stallman’s project was marginalized. But O’Reilly
and his acolytes didn’t win with better arguments; they won with better
PR. To make his narrative about open source software credible to a
......
Markdown is supported
0% or .
You are about to add 0 people to the discussion. Proceed with caution.
Finish editing this message first!
Please register or to comment